Cristián Cuevas partió como Agregado Laboral de la Embajada de Chile en España a mediados de 2014. La misma reflexión política que lo llevó a tomar esa decisión, “en la necesidad de buscar nuevos lugares para rearmar un proyecto de transformación”, hoy lo trae de vuelta al país. Así lo comunicó durante esta jornada a través de su página web oficial, motivado por el reciente asesinato del trabajador contratista Nelson Quichillao López en una protesta en El Salvador. Cristian Cuevas

“Ante la desatada represión en los centros mineros tendientes a bloquear las posibilidades legítimas que tienen los trabajadores a negociar el acuerdo marco de 2015 y como parte de la construcción de este movimiento, liderado por la Confederación de Trabajadores del Cobre -organización sindical con la que me siento comprometido en lo político y en lo afectivo- he realizado una profunda reflexión política y ética que me obliga moralmente a renunciar a esta responsabilidad que el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet me ha mandatado”, declaró.

El dirigente sindical argumentó que sus actual función es incoherente a su pensamiento, “debido a que mi principal deber es proteger los derechos de los hombres y mujeres de trabajo”.


TAMBIÉN PUEDES LEER: Entrevista | Cristián Cuevas: “Me voy porque había caminos que estaban cerrados”


Una decisión, afirma, en solidaridad con los trabajadores movilizados del sector minero y sus familias, particularmente con la de Nelson Quichillao, “quien ha entregado su vida por la causa de los trabajadores”.

“Me resulta imposible permanecer ajeno a estas luchas. Me pongo desde ya a disposición del movimiento de los trabajadores de la CTC liderado por el compañero Manuel Ahumada Letelier para unirme a las tareas y misiones que la CTC requiera para ayudar a buscar caminos de solución al conflicto”, agregó.

Además, realizó un enérgico llamado a CODELCO, “como empresa de todos los chilenas y chilenas a la urgente necesidad de instalar una mesa de trabajo y negociación entre la Confederación de los Trabajadores del Cobre, CODELCO y las empresas contratistas, para poder resolver un conflicto extendido innecesariamente durante meses y que debió haberse resuelto en primera instancia a través del diálogo”.

“Reitero el llamado a los trabajadores a la unidad, al pueblo de Chile y en convergencia con las nuevas voces que se levantan en torno a las injusticias históricas de nuestro sector, demandando la negociación ramal sectorial como un primer paso para ir disminuyendo la brecha de la desigualdad social que sufre nuestro país”, sostuvo en el comunicado público.

“Envío mis saludos fraternos a los trabajadores afiliados a la Confederación de Trabajadores del Cobre y a sus familias, a quienes considero mis compañeros de lucha; y en especial, envío un saludo solidario a la familia Quinchillao López, deseando que estos hechos no queden en la impunidad y que la justicia indague y sancione a los responsables de estos luctuosos hechos”, concluyó.