casoquemadosEl dictador Augusto Pinochet habría sido uno de los principales encubridores del “Caso Quemados”, según indican cinco cables confidenciales que serán develados este viernes por el National Security Archive del gobierno de Estados Unidos.

El País consignó que, de acuerdo a la investigación de la Universidad de Georgetown, Pinochet en persona ordenó que detuvieran las pesquisas para determinar a los responsables de los hechos ocurridos el 2 de julio de 1986, cuando un grupo de militares decidió quemar a dos jóvenes: Rodrigo Rojas de Negri, quien falleció posteriormente, y Carmen Gloria Quintana.

El responsable de la investigación, Peter Kornbluh, señaló que “los abundantes detalles de los documentos desclasificados podrían servir de apoyo a la acusación (…) Los documentos vinculan a Pinochet con el encubrimiento de un crimen de cuya autoría militar no caben dudas”.

Los archivos evidencian que las maniobras para ocultar lo ocurrido comenzaron en el mismo servicio de urgencias donde ambos jóvenes fueron tratados. De hecho, en un primer cable enviado desde la embajada en Chile a EE.UU, dos días después del incidente, se señala que el joven Rojas fue “quemado de forma deliberada por soldados”.

Además, se manifiesta que “médicos en la Posta Central (el hospital público de urgencias) afirman que el director de la Posta obstruyó el traslado de Rojas a una clínica mejor equipada para tratarlo”.

“El Gobierno chileno, siguiendo directivas de Pinochet, está tratando de tachar públicamente como terroristas a Rojas y a Quintana, que habrían sido víctimas de sus propios cócteles molotov”.

Por su parte, el director médico de la Posta Central, identificado como doctor Guzmán, recalcó que Rojas no debía recibir visitas debido a los problemas legales de su caso y de Quintana y que tampoco debía ser trasladado. Además, en un segundo documento remitido a la Casa Blanca, se señala que, aunque existe clara responsabilidad del Ejército, “el Gobierno chileno, siguiendo directivas de Pinochet, está tratando de tachar públicamente como terroristas a Rojas y a Quintana, que habrían sido víctimas de sus propios cócteles molotov”.

pinochet-750x390“No es probable que Pinochet vaya a permitir que se juzgue a soldados, ni siquiera si un investigador oficial los señalara como los culpables. Si se desbarata la defensa del cóctel molotov, deberíamos esperar otras explicaciones, como que responsabilicen a comandos comunistas”, agrega el archivo.

Por otra parte, un informe de Carabineros que establece la responsabilidad de los militares en la quema de los jóvenes fue desechado por el dictador. “El presidente Pinochet le dijo al general Stange que no creía el informe y se negó a recibir el documento del general Stange“, describe el cable.

Otro cable que data del 18 de diciembre y está firmado por la CIA revela que el mismo ministro de Justicia, Hugo Rosende, se encontraba ejerciendo presión sobre el fiscal y los jueces para desestimar el caso por falta de pruebas.

El último cable publicado data del 18 de diciembre y está firmado por la CIA, donde se cita a abogados relacionados con el caso, según los cuales “el ministro de Justicia, Hugo Rosende Subiabre, está ejerciendo presión sobre el fiscal del Estado y los jueces para atascar y finalmente desestimar el caso por falta de pruebas“.