Maximo-Pacheco

Como “lamentables y graves” catalogaron diversas organizaciones sociales de la Región de La Araucanía el anuncio hecho por el ministro de Energía, Máximo Pacheco en mayo de este año.

El Secretario de Estado, ex director y presidente de empresas del grupo Luksic, dijo entonces que se proyectaban 40 proyectos hidroeléctricos para la región.

El anuncio hizo que organizaciones como Lof Trankura, Lof Karilafken, la Comisión Comunicaciones Sed por la Defensa de los Territorios, el Movimiento Los Ríos nos Únen, Sed de acción por los derechos ambientales, Centros de estudiantes de la Universidad de la Frontera, Secretaría Medio Ambiente Universidad Católica de Temuco, defensores territorios Cunco y Melipeuco y el Colectivo Ñuke Mapu, entre otros, mandaran una  carta al titular de Energía, donde lo interpelan duramente.

En el documento, las organizaciones alertaron que con el proyecto se transgredían los “derechos a los habitantes de estos territorios” y  hacen un fuerte llamado a “terminar con los atropellos en esta región, a asumir un debate público al respecto y poner fin a las violaciones a los Derechos Humanos que están sucediendo en la Araucanía”. 

Además, catalogaron de “falsas e irresponsables” las declaraciones emitidas por el Seremi de Energía, Aldo Alcayaga, tras la aprobación de la Central Hidroeléctrica Añihuerraqui, en Curarrehue – la que recibió el visto bueno de la autoridad ambiental el pasado 14 de julio-, asegurando que sus palabras “justifican los atropellos al Pueblo Mapuche, lugares sagrados y quiebres sociales territoriales, todo esto bajo falsos planteamientos de que este tipo de proyectos obedecen a una necesidad de desarrollo energético y que son apoyados por una supuesta mayoría”.


TE PUEDE INTERESAR| El espejismo de la consulta indígena: Hidroeléctrica afectará comunidades y lugares sagrados mapuche


En la misiva, también plantearon que dicho proyecto de generación cuenta “con el rechazo de la gran mayoría de los habitantes del territorio, partiendo por la oposición categórica de las autoridades tradicionales que son reconocidas por normas internacionales como el Convenio 169 de la OIT y Declaración ONU Pueblos Indígenas”.

Respecto de la “grave crisis de agua” que afecta a la región, los opositores al proyecto afirmaron que “toda nueva alteración a los ecosistemas aguas arriba por centrales hidroeléctricas, perjudicaría aún más gravemente los valles y la vida de numerosas localidades y habitantes rurales”.

Además, aseguraron que la supuesta necesidad de desarrollo energético es una “falsedad” ya que es la industria la que absorbe el 60% de la energía, “principalmente la gran minería y celulosa respectivamente”.

“En términos simples, se está engañando groseramente a la ciudadanía en una descarada colusión política empresarial”, indica la misiva.

Las organizaciones concluyen la carta con un llamado a terminar con los atropellos en esta Región, a asumir un debate público al respecto y poner fin a las violaciones a los Derechos Humanos que están sosteniendo en la Araucanía.

Lee la carta completa a continuación: