Todas las miradas están sobre el Ejército de Chile. Luego de reunirse con el ministro de Defensa José Antonio Gómez, Carmen Gloria Quintana, quien fue quemada junto a Rodrigo Rojas de Negri por una patrulla militar en 1968, hizo un llamado directo a la institución castrense, particularmente a su Comandante en Jefe: “Si el comandante en Jefe del Ejército (Humberto Oviedo) no es capaz de asumir esta responsabilidad histórica en que el país lo pone, debe renunciar, hasta que aparezca un soldado valiente que asuma esta responsabilidad“.

General Oviedo

Por su parte, el titular de Defensa señaló: el Ejército colaborará con toda la información en este caso y en todos los casos en que haya violaciones a los derechos humanos (…) todos los antecedentes irán al Poder Judicial”. Sin embargo, las líneas de acción de la institución armada dicen lo contrario.

El pasado 31 de julio la Corte de Apelaciones ratificó el dictamen del Consejo de Transparencia que ordenó al Ejército entregar el listado completo de todos los ex agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI) que permanecen activos en la institución armada. Y es que el Ejército había presentando un recurso de reclamación, cuyo sostén era el no tener registro o archivo de dichos funcionarios. Al respecto el tribunal de alzada declaró: “cabe precisar, que si en su oportunidad la institución pudo cumplir con la entrega de la nómina de funcionarios de la CNI que habrían participado en el proceso denominado operación Albania que conoció el Ministro en Visita Sr. Hugo Dolmestch Urra en el año 1998, ello significa que si se encuentra en condiciones de entregar la información referida“.

Las exigencias de Quintana y el conjunto de las organizaciones sociales y civiles que buscan verdad y justicia para los crímenes cometidos en dictadura son claras: el Parlamento debe exigir a las Fuerzas Armadas y a la Policía de Investigaciones el esclarecimiento de todos los casos en un plazo determinado. Así lo planteó Carmen Gloria en una reunión que sostuvo junto a congresistas de la Alianza y la Nueva Mayoría el día de ayer, quienes se comprometieron a avanzar en el tema.

Por su parte, el presidente del Senado, Patricio Walker (DC), señaló que hay puntos que dependen del Ejecutivo y otros son pertinentes al Parlamento. “Solo quiero decir que queremos avanzar para que nunca más en los cuarteles y recintos de las Fuerzas Armadas existan monumentos de violadores de DD.HH. y los que hayan participado sean expulsados (…); que existan ministros con dedicación exclusiva; que los colegios de Chile tengan DD.HH como parte de educación cívica; reparación; apoyo psicológico y social a todos quienes han vivido estas situaciones (…)”.

A su vez, Carmen Gloria Quintana señaló: “Soy un botón de muestra de lo que la dictadura hizo a quienes pensábamos distintos y deseo que tengamos respuestas claras y oportunas, estamos cansados de la justicia en la medida de lo posible, por lo que exijo respuestas ahora y eso fue lo que escuché de los parlamentarios presentes”.

La actual agregada científica de Chile en Canadá agregó a sus palabras un claro llamado al General Humberto Oviedo, tal como hizo el viernes pasado. A la entrega de información debe “ponerle un plazo o si no yo exijo que se ponga disposición el cargo del comandante de las Fuerzas Armadas si no puede entregar la información”.