aborto-2Este 4 de Agosto se retomará la votación suspendida en la Comisión de Salud respecto a la idea de legislar el proyecto de aborto por tres causales, en un contexto donde se ha reflejado la falta de conducción del gobierno, y de la cada vez más espuria cohesión política de la Nueva Mayoría, que permiten que sectores opositores al proyecto de ley se impongan en perjuicio de las mujeres en Chile y de su propio compromiso programático.

Este descompuesto escenario plantea muchas dudas sobre la voluntad del oficialismo. El silencio presidencial y la omisión del SERNAM, la exclusión de los actores sociales del debate público y el reciente anuncio del “realismo sin renuncia” constituyen un peligro para el avance en los derechos de las  mujeres, a favor de los detractores de la ley. Lo que ha permitido que el proyecto se embarque en una senda llena de casualidades en su tramitación, propiciando flancos para que los sectores conservadores de la Nueva Mayoría impongan sus intereses en un proyecto de connotación histórica. La inexistencia de una conducción y la falta de protagonismo del SERNAM en su defensa, no incita más que dudas respecto a su actuar. Esta comedia de equivocaciones a la que ha dado pie la Moneda, abre la cancha para no entrar en definiciones de fondo.

Las mujeres respecto a nuestros derechos humanos, en el marco de los derechos sexuales y reproductivos, hemos sido expulsadas por mucho tiempo de la democracia y la política, donde hoy nuevamente nuestros derechos, en torno a la vida y salud penden de un hilo, ya que se intenta clausurar la discusión con un nuevo acuerdo de élites. Por ello, lo que ocurra el 4 de agosto es de total relevancia, pues será expresión de la voluntad del gobierno, de avanzar en un proyecto con una alta legitimidad social u optar por la renuncia a cumplir con un compromiso de campaña fijado en su propio programa.

Llamamos a retomar el debate público y a no sacrificar una oportunidad histórica por una política auto encerrada.

Recordemos que la ciudadanía apoya el aborto en tres causales con un  70% de aprobación. En este sentido Chile ya decidió, que la democracia sea la que prevalezca y no la dictadura de una minoría, es exclusiva responsabilidad de la Moneda. Por esto, no da lo mismo cómo se conduzca el debate legislativo y su relación con lo social. Este proyecto solo será un avance si se legisla con el movimiento de mujeres y feministas que han luchado por él. Siendo necesario precisar que la legitimidad de esta legislación no sólo radicará en que se concrete dicha ley, sino que se concrete en los términos en que las mujeres lo hemos defendido y eso es sin posibilidad alguna de transar la causal de violación, siendo central y definitoria, porque aquí se juega la autonomía de las mujeres y el interés superior de las niñas.

Llamamos a retomar el debate público y a no sacrificar una oportunidad histórica por una política auto encerrada. La política que necesita la democracia debe repudiar el divorcio entre lo político y social, la supremacía de los poderes económicos y conservadores por sobre la voluntad de cambios reales y de deliberación social. En este contexto, desde los movimientos sociales y ciudadanos debemos defender la democracia, para que las mujeres no sigamos siendo históricamente sacrificadas, por ello, esperamos que el gobierno avance en el camino que marcó la ciudadanía.