docenteEl Ejecutivo finalmente ingresó la noche de este miércoles una serie de indicaciones al proyecto de carrera docente, y tanto profesores como investigadores en pedagogía y educación comenzaron inmediatamente a revisar el detalle de las indicaciones ingresadas. Entre ellas, la ONG Elige Educar y, por supuesto, el Colegio de Profesores, se dedicaron a contrastar las modificaciones con la versión original del proyecto.

Fue durante la mañana del jueves cuando un grupo de investigadores de Elige Educar, liderado por su director ejecutivo Hernán Hochschild, hizo una revisión de las indicaciones, explicitando que si bien “este proyecto tiene muchas cosas buenas, pero tiene aún mayor potencial ya que lamentablemente esto se ha visto reducido por la discusión política”.

En dicha presentación, ahondaron en los aspectos que, a juicio de los investigadores, aún son mejorables, pero aseguraron que el proyecto con las indicaciones “es un buen piso porque es una reforma integral, sobre todo en relación a la formación docente”.

Son cuatro los ejes principales en que se realizaron modificaciones al proyecto originalmente planteado por el Ejecutivo:

1-. Fortalecimiento a la formación inicial

Se establece que sólo las universidades acreditadas ante la CNA podrán impartir carreras de pedagogía, y en caso de perder el reconocimiento, dicha casa de estudios deberá cerrar las matrículas, sólo asegurando el egreso y titulación de estudiantes ya admitidos.

2-. Ajustes al desarrollo de la carrera profesional

Los cambios parten desde el proceso de inducción, que será concebido como un derecho para todos los docentes que ingresen a la carrera profesional, quienes contarán con mentores de la misma comunidad educativa y no externos como en el proyecto original. Además se establece programa de apoyo continuo a los docentes, que quedará a cargo del Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP), dependiente del Mineduc.

La resistida certificación es reemplazada por el Sistema de Reconocimiento al Desarrollo Profesional Docente, determinando el avance de un tramo hacia el otro en función de la experiencia profesional, las competencias pedagógicas, los conocimientos que los docentes enseñan y su desempeño profesional”. Para ello se simplificarán las evaluaciones y quienes obtengan buenos resultados no deberán rendirlas nuevamente.

Además, los profesores que actualmente hayan rendido la evaluación docente con resultados de nivel básico “ingresarán al tramo temprano, en lugar del tramo inicial”, donde sólo quedarán quienes hayan obtenido el nivel insatisfactorio.

3-. Cambios a estructura de remuneraciones

Los montos de asignación por tramo de desarrollo profesional fueron modificados, aumentando en el caso de los primeros diez años, para hacer más atractivo dicho momento de la carrera docente. Sin embargo, en el tramo superior o experto, dichos incentivos fueron modificados a la baja. La misma línea se siguió para modificar las asignaciones por vulnerabilidad.

4-. Horas no lectivas aumentarían en base a índice de crecimiento económico

Proyecto original planteaba proporción de horas lectivas-no lectivas de 65/35. Sin embargo, las indicaciones plantean la posibilidad de aumentar las horas para planificación al 40%, mediante un mecanismo que condiciona esta situación al crecimiento económico. Así, si el crecimiento del PIB desde el año 2020 alcanza un promedio igual o superior al 4,0% anual, un docente con 44 horas semanales podrá reducir sus horas de clases a 27 horas y 15 minutos.

Balances y desafíos pendientes

Para el director ejecutivo de Elige Educar, Hernán Hochschild, uno de los aspectos que aún no soluciona el proyecto tras las indicaciones es el exceso de tramos en la carrera docente. Según explicó en su encuentro con la prensa, “el tramo temprano debe ser eliminado y así todos ingresarían al inicial. Esto porque actualmente la mayoría de los profesores sometidos a evaluación docente obtiene resultados satisfactorios, por lo que ingresarían al tramo temprano desde ya. Si los profesores ya están en nivel temprano, entonces hay que poner incentivos para ascender en el desarrollo profesional, porque al final esto se trata de que todos los profesores mejoren”, afirmó.

Respecto de los cambios a la estructura de remuneraciones, Hochschild afirmó que los aumentos en asignaciones por vulnerabilidad siguen siendo insuficientes, “ya que no hacen una gran diferencia, porque serían cerca de 43 mil pesos más. Eso no aumenta la capacidad para retener a los buenos profesores que eligen educar en colegios vulnerables”.

De hecho, según los cálculos de la ONG, un profesor de básica con 44 horas semanales y que recibe la asignación de vulnerabilidad y que muestra el avance esperado en su carrera, recién entre el 3 y 4 bienio ( de 6 a 8 años) podrá alcanzar el millón de pesos en su remuneración mensual.

grafico

Por su parte, el prosecretario del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, explicó a eldesconcierto.cl que el proyecto “claramente aún tiene espacio para ser mejorado, sin dudas” y aseguró que si bien las indicaciones mantuvieron el acuerdo alcanzado con los diputados de la Comisión de Educación, “ A nosotros eso nos parecía insuficiente desde entonces, por lo que seguimos pensando que el proyecto ahora es menos malo, pero no es todavía el proyecto bueno que se necesita”.

Aguilar aseguró que la nueva etapa del trámite parlamentario podría incluso “empeorar el proyecto, porque ya ha pasado más de alguna vez que las cosas no se redactan bien”, pero destacó otras mejorías del proyecto como el encasillamiento de los profesores actualmente en ejercicio. “La eliminación de la jubilación forzada a la que se estaba sometiendo a los profesores es un logro concreto, porque se les mantuvo la voluntariedad para retirarse del ejercicio profesional. Y se les quitó esa norma tenebrosa que los obligaba a presentar su renuncia voluntaria cuando cumplieran la edad de jubilación, y era uno de los aspectos centrales de nuestros cuestionamientos al proyecto de ley”, agregó.

Respecto de la posibilidad de avanzar hacia un 60/40, Aguilar aseguró que el condicionamiento al crecimiento económico “no nos gusta”. “Si hay que redefinir las prioridades económicas, entonces que haya menos gasto militar, menos gastos en cosas menos relevantes que la educación, porque el desarrollo educacional no puede quedar condicionado a eso”, indicó.

Finalmente, sobre el aumento de asignaciones por vulnerabilidad, Aguilar aseguró que ellos mismos plantearon ante los parlamentarios una “distribución más equitativa del aumento y no sólo en los tramos superiores”. Sin embargo, consideró insuficiente el aumento real de las asignaciones. “El mejoramiento a las rentas no alcanza a hacer más atractiva la carrera docente, y en eso hemos coincidido con todos, incluso con Elige Educar y con Educación 2020, con quienes tenemos diferencias, pero coincidimos en que las rentas debiesen situarse en el millón de pesos, y eso no se está logrando”, concluyo.