juez-daniel-calvo_816x544Uno de los casos más emblemáticos del periodismo nacional cierra un nuevo capítulo. Se trata del polémico reportaje emitido por Chilevisión en medio de la efervescencia que generaba el denominado Caso Spiniak durante el 2003 -que vio implicados a senadores de la UDI, quienes finalmente fueron exculpados por la Justicia-, tras emitir un grabación obtenida con una cámara oculta en la que el juez Daniel Calvo, a cargo de la causa, reconocía frecuentar un sauna gay.

Este viernes, la Corte Suprema confirmó de manera unánime la sentencia por daño moral en contra del canal, debiendo pagar por concepto de indemnización un total de $120 millones de pesos al juez Calvo y su familia, según consigna soychile.cl.

La polémica por la vida oculta del magistrado terminó generando su remoción del caso, más la suspensión por 4 meses de su cargo, en una cuestionada decisión periodística que incluso le valió una querella al entonces jefe de prensa de Chilevisión, el periodista y actual senador Alejandro Guiller.

Calvo aseguró en ese entonces que había sido objeto de extorsión por parte del gerente del sauna, Sebastián Rodríguez, y acusó tanto al canal como al equipo periodístico a cargo del reportaje por facilitar la grabación para dichos fines.

Sin embargo, los responsables periodísticos fueron absueltos por la Corte Suprema en 2007, y sólo Rodríguez fue a condenado a 541 días de presidio remitido por su participación en los hechos.

En una primera instancia, el canal -actualmente controlado por el grupo Turner- había sido condenado por daño moral a pagar $320 millones. Sin embargo, la señal privada recurrió a la Corte de Apelaciones de Santiago, que rebajó la indemnización a $20.

Tras el fallo de la Suprema, el actual fiscal de la Corte de Apelaciones recibirá $50 millones, mientas que su esposa, Mónica Olivares, recibirá $20 millones, y el resto será repartido en partes iguales entre los cinco hijos del matrimonio.