liceo experimental artísticoEl Liceo Experimental Artístico (LEA), aún afectado por el terremoto de 2010, hoy no cuenta ni siquiera con un director. Desde el pasado 24 de agosto, Marco Llerena, no tiene el apoyo del directorio de la corporación que administra este establecimiento educacional. El hecho generó una división al interior de la comunidad.

El resumen de la crisis es elocuente: El liceo adeuda 98 millones de pesos entre cotizaciones impagas, cuentas de servicios eléctricos y de agua potable. A ello se suman las serias falencias en infraestructura e implementos que los aquejan.

De hecho, el año escolar 2015 estuvo a punto no concretarse, e inicialmente comenzó para los estudiantes el 6 de marzo en un acto simbólico que se realizó en plena calle. Dicho acto permitió hacer visible el abandono que sufría la comunidad.

Tras conseguir sedes, los estudiantes del liceo debieron dividirse en dos: un grupo mayoritario cercano a los 450 estudiantes se fue a Maipú, en Alberto Llona N°1000; y el resto, unos 300, se trasladó a Almirante Barroso N° 23, en Santiago Centro.

En tanto, la sede original ubicada en Mapocho 388, comuna de Quinta Normal, permaneció con sus puertas cerradas a la espera de conseguir los fondos necesarios para su reconstrucción.

“la primera medida que tomaron fue despedir a nuestro director, que entró por concurso público y que nos costó mucho tener a alguien al nivel de él, que es un referente nacional de la gestión cultural”

Pero transcurridos cinco meses, los problemas y divisiones no se detienen. Tras la destitución de Llerena, el propio Sindicato de trabajadores del Liceo salió a respaldarlo, criticando a la Corporación Educacional de Desarrollo Artístico (Codeart), administradora del liceo de propiedad fiscal.

Ramón Vergara, profesor hace diez años del LEA y presidente del sindicato, explicó a eldesconcierto.cl que el manejo a nivel de gestión de Codeart habría generado los problemas financieros, situación que escapaba al control de Llerena.

Vergara asegura que como trabajadores, pidieron al Mineduc derogar el decreto que entregó a dicha corporación la administración del LEA, pero que tras ello, “la primera medida que tomaron fue despedir a nuestro director, que entró por concurso público y que nos costó mucho tener a alguien al nivel de él, que es un referente nacional de la gestión cultural”, afirmó.

Según explicó Llerena, Codeart cambió de directores, pero éstos aún no se han constituído legalmente, ante lo cual él decidió no acatar la medida que lo sacó del cargo. Sin embargo, el director declinó entregar declaraciones debido a  las acciones legales que emprendió contra sus empleadores.

Para Vergara, guitarrista clásico que dice ser el formador de la “nueva generación de guitarra joven en Chile”, el problema es de la corporación, ya que  “eso se comprobó en una auditoría que hizo el Ministerio de Educación. Hay problemas administrativos serios y no tienen capacidad de gestión”.

 

El financiamiento de la Educación Artística en Chile

plan nacional de artes en educaciónLa Educación Artística fue reconocida como tal recién en 2009, cuando la Ley General de Enseñanza la incluyó dentro de las tres categorías generales de la educación en Chile, junto con la educación científico-humanista y la técnico profesional. Y aunque dictó algunas pauta curriculares,  olvidó realizar algo fundamental: su financiamiento.

Con ello, los establecimientos dedicados a entregar una formación artística y cultural especializada, deben financiarse al igual que el resto de los liceos, es decir, mediante subvención. A ello suman recursos obtenidos ante el Consejo Nacional de Cultura y las Artes (CNCA), que durante 15 años mantuvo un fondo especialmente destinado para ellos.

Se trataba del Fondo Nacional de Escuelas Artística (FNEA), que desde 1996 hasta 2011, financiaba directamente a una decena de liceos artísticos considerados como “históricos”, y mientras duró, se invirtieron $5.087.467.081 en un total de 1.019 proyectos.

Sin embargo, en 2011 el FNEA fue reemplazado por el actual Fondo de Fomento al Arte en Educación (FAE). Desde su puesta en marcha, también a cargo del CNCA, ha gastado $7.151.445.310 en un total de 1.330 proyectos. Sin embargo, la gran diferencia con su antecesor, es que ahora dichos fondos no son exclusivos para liceos artísticos, sino que también llegan a instituciones no oficiales que aportan en formación artística y cultural.

Beatríz González, encargada de la Sección de Educación Artística y Cultural del CNCA, analizó para eldesconcierto.cl las grandes diferencias entre ambos fondos, y cómo su puesta en marcha ha contribuido al financiamiento de esta educación en el país.

González defendió la creación del FAE ya que, según su visión, “eso amplió la posibilidad de dar mayor diversidad y cobertura a la educación artística”, agregando otros establecimientos, incluidos los tradicionales, al sistema de financiamiento de disciplinas artísticas. “Eso puso mayor exigencias también para acceder a los fondos”, agrega sobre esa decisión.

Ya empezó el periodo de postulación al FAE 2016, que cuenta con 350 millones a repartir en esta versión. A ello se sumó que a fines de 2015, los establecimientos educacionales podrán postular a un nuevo programa, bautizado como “Ventanilla Abierta”

Sin embargo, González reconoció que el nuevo sistema de postulaciones no ha logrado superar las críticas al antiguo FNEA, que quedaron plasmadas en el estudio Caracterización de Escuelas Artísticas realizado por Fundación Chile a petición del CNCA, que identificaba exceso de burocratización, además de exigencias desmedidas para los establecimientos, como la cotización de elementos con al menos tres proveedores distintos, en circunstancias que no todos los implementos contaban con más de un proveedor.

Consultada sobre ello, González afirmó que aún “falta muchísimo”. “Digamos las cosas como son. En Chile estamos iniciando un trabajo un poco más articulado en función de apoyar la educación artística, pero estamos  muy en pañales respecto de lo que hay que hacer”, afirmó.

En ese sentido, destacó dos iniciativas que durante 2016 aportarán a mejorar el financiamiento a instituciones y establecimientos. Por una parte, ya empezó el periodo de postulación al FAE 2016, que cuenta con 350 millones a repartir en esta versión. A ello se sumó que a fines de 2015, los establecimientos educacionales podrán postular a un nuevo programa, bautizado como “Ventanilla Abierta”, que entregará recursos especialmente a los liceos artísticos sin concurso de por medio.

“No son fondos directos, deben declarar su interés y nosotros comprometemos el apoyo desde la elaboración del diagnóstico, en apoyo y asesorías técnicas, para elaborar un proyecto correcto y entregar los recursos que correspondan. Esos proyectos apoyarán entre 2 a 4 años a los colegios”, explicó González.

Esto último se enmarca en el Plan Nacional de Artes en Educación , iniciativa conjunta entre el Mineduc y el CNCA, y cuenta inicialmente con 200 millones de pesos. “Confiamos que de aquí al 2017 podamos aumentar esos recursos, pero todo esto requiere articulación con el Mineduc, que es fundamental” advirtió González.

 

Entre la subvención y los fondos concursables

pinturaLa falta de una política robusta y sistemática de financiamiento a la educación artística y los establecimientos especializados mantiene en crisis a muchos liceos. Profesores y directores unen sus voces y critican que no se entiendan los requerimientos especiales del sector, considerando que la enseñanza artística demanda más recursos que ninguna otra.

Ramón Vergara, aclara sobre el LEA que “recibimos una subvención aproximadamente de 90 mil pesos por alumno, siendo que necesitamos como colegio artístico un monto cercano a los 190 mil”

Para él, el reconocimiento a la educación artística que hizo la LGE “está en el papel, pero no dice cómo implementarla ni cuántos recursos se van a entregar”, situación que los deja prácticamente en el mismo lugar de ante.

Además critica la implementación del Plan Nacional de Artes en Educación, asegurando que ha generado un “carrito de compras”, que deben compartir con todos el resto de los colegios municipales de Chile, y que entrega materiales para trabajar de mala calidad. “No nos sirven, son instrumentos de muy mala calidad y no se adecuan a la realidad de un colegio artístico. Son demasiado básicos. Hay unos pinceles que apenas los ocupas se empiezan a desarmar solos. Son malísimos”, retruca el dirigente sindical.

El conflicto en el LEA motivó incluso que la Unión Nacional de Artistas decidiera sumarse a las muestras de solidaridad con el destituido director, y mediante una declaración pública llamó a poner fin al “conflicto interno” del LEA, y en segundo término, llamó a las autoridades a que se aboquen a estudiar seriamente el tema EDUCACIÓN ARTÍSTICA (sic) del país”.

En tanto, Beatríz González admitió que el CNCA está muy preocupado por el LEA, “porque nos interesa su historia, pero no tenemos la facultad para ayudar a buscar soluciones desde adentro”.

En ese sentido, aseguró que le corresponde al Mineduc dictar las normas relativas al financiamiento, pero reconoció que aún queda mucha tarea por delante. “El Plan recién fija las líneas que hay que comenzar a trabajar en términos de equipamiento, de los requerimientos de una escuela artística que son más caras. ¿Qué significa eso para el Estado? ¿Dónde van a estar los recursos? ¿Se necesita un tipo de financiamiento distinto para las Escuelas? Todas esas son preguntas que se están poniendo hoy en día en la agenda pública y tensionan el modelo educativo chileno.