caballito1Después de 40 años de silencio, el periodista Mario Aguilera, detenido por la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), durante la dictadura, abre la mochila de los recuerdos y plasma en su texto “Caballito de Mar” todos aquellos pasajes de su historia durante su detención.

“En ellos hay una infinidad de atmósferas que llevan a volar por imaginarios colectivos, que nos proponen un reto artístico, nos invitan a probar nuestras inquietudes estéticas, a exponer nuestros experimentos escénicos y a complementar nuestra labor y compromiso social con el teatro, porque nunca está todo dicho, porque el silencio encadena al corazón, porque siempre hay tiempo para exponer y mostrar la historia”, dicen sus creadores.

Caballito de Mar, La memoria no se olvida, invita a través de la biografía de Mario Aguilera a reconstruir la memoria de todo un pueblo, su entorno, nuestra sociedad, nuestro mundo, sus vicios, virtudes, sus gritos, sus relatos y, para que nunca más vuelva a gobernar el terror. El montaje, utiliza como estímulo literario el texto de Mario Aguilera, así como entrevistas y grabaciones referentes a su historia.

“Llevamos las huellas en la mente y la rebeldía en la palabra, porque anhelamos la justicia y enaltecemos la libertad. ‘Caballito de Mar, La memoria no se olvida’, invita, a través de la biografía de Aguilera a reconstruir la memoria de todo un pueblo, su entorno, nuestra sociedad, sus vicios, virtudes, sus gritos, sus relatos, para que nunca más vuelva a gobernar el terror”, proponen los artistas.

‘Caballito de Mar, La memoria no se olvida’, invita, a través de la biografía de Aguilera a reconstruir la memoria de todo un pueblo, su entorno, nuestra sociedad, sus vicios, virtudes, sus gritos, sus relatos, para que nunca más vuelva a gobernar el terror”, proponen los artistas.

“Llegabas a ese lugar después de los golpes, de la corriente, de todos los temores y horrores que tuviste que soportar y el agua te limpiaba de ese padecer, todos los males, toda la rabia, el miedo y los sufrimientos se los llevaba el caballito de mar de la rejilla de bronce. Además todo lo que el cuerpo no soporta, lo que tienes que botar, todo aquello que no sirve se lo llevaba también el largo túnel que nacía en el caballito y que en algún momento alcanzaba la libertad que todos anhelábamos y ese caballito se comenzó a dibujar en las poleras blancas que nos habían regalado”, relata Aguilera.

caballito4“Se multiplicaron los pedacitos de madera y el grueso del tronco se sacó con ayuda de cuerdas al exterior del pabellón. Ya allí nuevamente, todos comenzamos a tallar en la madera del nogal, caballitos de mar, desde la más artesanal de las herramientas hasta simplemente clavos machacados con piedra se convertían en las mejores gubias para tallar la madera”, agrega el periodista.

Viernes 4, sábado 5 y domingo 6 de septiembre, 20 horas. Teatro por la Vida, Parque por la Paz Villa Grimaldi. Avda. José Arrieta 8401, Peñalolén. Entrada Liberada. Cómo llegar: Metro Plaza Egaña, buses D09 y 513 hacia el oriente.