codelcoEn los  últimos días, los chilenos hemos sido sometidos a un bombardeo de cifras relacionadas con la economía, especialmente referidas  al precio del cobre y las consecuencias que puede implicar para la vida cotidiana.  Los más viejos, recordamos los inicios de las llamadas campañas del terror que fueron usadas masivamente en los ya lejanos años sesentas, cuando en las elecciones presidenciales se usaban figuras estalinistas asociadas a la pérdida de libertad que podía significar el triunfo del candidato Allende. Muchas campañas se sucedieron después y la calidad de las mismas  mejoraba al ritmo de la tecnología y la cobertura televisiva; los creativos extranjeros fueron siendo reemplazados por nacionales que aumentaban su profesionalismo y sutileza.

Precisamente lo sutil, inteligente o perspicaz, son característica de la comunicación de este tipo de campañas característica que se ha abandonado en las últimas semanas, reemplazando ese modo por un tono grandilocuente, probablemente motivado por la necesidad de cubrir, envolver o disimular la crisis más profunda que vive nuestra sociedad.

Para estos efectos se recurrió el pasado último Viernes de Agosto, el día siguiente del espectáculo de los camioneros, a la presencia del presidente ejecutivo de CODELCO, en los canales de televisión, que en una serie de bufonadas, introducía un humor un tanto anómalo para entregar cifras de esta campaña del terror, que enseguida fueron avaladas y secundadas por el presidente del directorio de la cuprífera  y el Ministro de Hacienda, posiblemente para dar un tono de mayor conocimiento y certeza técnica a los chilenos, cuando nos acercamos al momento que el gobierno envíe el presupuesto del año 2016. Enseguida daremos una breve mirada al contexto y algunas de las cifras  puestas encima de la mesa de los chilenos:

-Se mencionaba que el precio del cobre a la baja, cercano a US$ 2.3(dólares por libra) implicaría bajar el aporte de CODELCO al país. Vale la pena recordar que el año 2014  el aporte de la cuprífera al fisco fue de 2.232 millones de dólares (que incluían 989 millones de la ley reservada del cobre), este aporte fue inferior en más de un 21% respecto al 2013, sin embargo el precio fue solo un 7.2 % más bajo.

-El generoso y populista anuncio del presidente del directorio de CODELCO, respecto a congelar los salarios de sus principales ejecutivos, como un ejemplo a seguir para colaborar con la situación del país, se refiere a sueldos que en el caso del presidente ejecutivo de CODELCO representa un costo mensual  de 28 millones 791 mil pesos y en el caso de los principales ejecutivos corresponde a 22 millones 667 mil pesos mensuales[1], es posible apreciar que congelar un ingreso de esa naturaleza no implica grandes sacrificios, como si  lo es por ejemplo en el caso de  los 250 mil pesos del salario mínimo.

-El ministro de hacienda se sumó a las declaraciones de los ejecutivos de CODELCO, actuando como eco y aportando con su cuota para provocar intranquilidad en los chilenos, señalando que si es necesario habrá que conseguir recursos prestados para financiar el próximo año, lo que él no le cuenta a los chilenos,  es  que en este ya largo ciclo de acumulación, Chile al 15 de este mes  contaba con   702  millones de dólares de reservas[2].

Sin embargo, las ventas reales de los supermercados en Chile crecieron un 4,1% interanual en julio (es decir, frente al mismo mes de 2014)[3]. Lo que seguramente hace que se soben las manos como siempre gente como  D&S filial de la gigante estadounidense Wal-Mart, el grupo Cencosud,la cadena Unimarc y Falabella entre otros.

Nuestro país lleva años creciendo sostenidamente y este año lo sigue haciendo, aunque en forma mesurada. El capital no productivo y los rentistas transnacionales que manejan los principales commodities que se exportan, especialmente el cobre, han impuesto el negocio de corto plazo y lo más cerca del cerro mismo que contiene los minerales. Recuperar  sus tasas de ganancia en un modelo que se agota es lo que obliga a montar campañas de terror, para que los chilenos neutralicemos las legítimas expectativas de construir un Chile desarrollado y no de rentistas.

[1] Memoria CODELCO 2014

[2] Banco Central de Chile

[3]< www.t13.cl>