mapucheUna declaración pública firmada por 56 organizaciones mapuche, desalojadas de la toma de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), durante el pasado lunes en Temuco, pretende denunciar la violencia que sufrieron por parte del GOPE de Carabineros de Chile.

La toma de los indígenas, provenientes de las comunas de Collipulli, Ercilla, Pidima, Victoria, Vilcún, Lautaro, Galvarino, Nueva Imperial y otros territorios de Arauco, duró 22 días y buscó exigir la devolución de las tierras ancestrales del pueblo mapuche, además del fin a la militarización de las comunidades.

“Queremos denunciar y repudiar enérgicamente el desproporcionado actuar del Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) de Carabineros, quienes de manera cobarde y mientras la mayoría dormía, amparados en la oscuridad de la noche, aprovecharon el momento para ejercer violencia descarnada y descontrolada en contra de nuestra gente, y sin mediar conversación alguna, ingresaron al edificio haciendo uso indiscriminado de la violencia, lanzando bombas de ruido y gases lacrimógenos, todo esto sin importarles ni tomar en cuenta la presencia de niños y mujeres, de la que incluso fueron advertidos en todo momento“, recalcaron.

mapucheLos mapuche recordaron que existe una resolución, emanada del Tribunal de Familia, que ordena a la policía ajustar a derecho cualquier operativo policial que fuese solicitado por el director nacional de la Conadi, debiendo dar aviso a los funcionarios del Instituto Nacional de Derechos Humanos, procedimiento que no se realizó.

“El desalojo violento del que hemos sido objeto ha sido la respuesta que han dado las autoridades nacionales y regionales del Estado chileno a las demandas de desmilitarización y devolución del territorio ancestral mapuche que han hecho nuestras comunidades, cerrando la posibilidad al dialogo y reprimiendo a nuestra gente, dando una señal clara de cuál será su postura frente a las históricas demandas del pueblo mapuche”, recordaron.

mapucheAdemás, repudiaron el trato dado por las autoridades chilenas a las comunidades indígenas, quienes aseguraron que no dialogarían bajo presión -en referencia a la toma de la Conadi- aunque sí tuvieron disposición para recibir en la misma circunstancia a los camioneros que protestaron recientemente. “Son recibidos por segunda vez en menos de una semana con las puertas abiertas y con sus máximas autoridades, incluido el Intendente Regional de la Araucanía, en La Moneda, lo que constituye una demostración más del trato racista y discriminatorio que tienen las autoridades del Estado chileno contra nuestro pueblo mapuche”, añadieron.

Por ello, llamaron a las distintas comunidades mapuche a organizarse y materializar acciones políticas, con el fin de dar a entender “que los mapuche no respondemos a la institucionalidad política y administrativa del Estado de Chile, que los procesos de recuperación territorial seguirán su curso y que los predios ya recuperados deben ser controlados por nuestras organizaciones”.