contraloria

Fundación Defendamos la Ciudad haciendo abstracción de los cuestionamientos conocidos por la demanda del Consejo de Defensa del Estado (CDE) en contra de Enrique Rajevic, elegido por el gobierno para desempeñar el cargo de Contralor, le indica al ministro Jorge Burgos que tan importante cargo público debe ser ejercido por un abogado independiente, sin tachas de ninguna especie y comprometido 100% con la probidad y transparencia, para que así se asegure una correcta fiscalización a los distintos servicios de la Administración del Estado.

Patricio Herman, presidente de Defendamos la Ciudad señaló : “Es un hecho cierto que Rajevic no calculó bien y a tiempo que su decisión de verse expuesto al escrutinio público por el lamentable episodio de su beca en España, lo iba a perjudicar. El actual asesor del Minvu, a quien consideramos un buen abogado con sesgo pro inmobiliario, sabrá a qué atenerse.

Nuestra fundación es contraria a su nombramiento porque considera que el nuevo Contralor debe provenir necesariamente de la propia Contraloría General de la República, ello en razón a que en estos tumultuosos tiempos de tanta corrupción su próximo titular no debe tener relaciones de ninguna especie con el gobierno y Rajevic es afín a la DC. La manera más efectiva para que la Contraloría ejerza sin ataduras su función fiscalizadora es respetándose la carrera funcionaria y en tal sentido las dos actuales máximas autoridades, Patricia Arriagada y Osvaldo Vargas, titular interina y Jefe de Infraestructura y Regulación, respectivamente, son competentes abogados que están en condiciones de asumir la titularidad del cargo de Contralor (a). Nuestro planteamiento ciudadano de fondo es que esa autoridad, en un Estado Democrático de Derecho, bajo ninguna circunstancia puede ser de confianza del gobierno de turno.