Captura de pantalla 2015-09-15 a las 17.30.23

El pasado viernes 11 de septiembre el Centro de Estudios Públicos, CEP, dio a conocer su encuesta sobre opinión pública, que arrojó como resultado la más baja adhesión a un presidente en 15 años y una general muestra de desafección hacia la política. Este último dato quedó mayormente evidenciado en el ítem acerca de “Identificación política y niveles de politización”, en especial al tema referente al sondeo sobre redes, medios y espacios a través de los cuales los chilenos se informan o se hacen parte de la política.

Según los resultados dados a conocer por el CEP, el 75% de los encuestados no sigue temas referidos a política a través de la redes sociales como Facebook o Twitter. En este mismo sentido, en relación a la política, sobre este tema: el 53% no lee noticias, el 58% no lo conversa con amigos, el 55% no lo conversa con familia, 46% no ve programas de este tipo, el 84% no trata de convencer a nadie lo que piensa, y el 90% nunca trabaja o ha trabajado para un partido o una campaña.

Acerca de los resultados, políticos, académicos y especialistas, coinciden que la desafección hacia la política es un fenómeno mundial y que en el caso chileno estaría vinculada, además, a la crisis institucional y los casos de corrupción. En este contexto, eldesconcierto.cl acudió a la voz de expertos y los involucrados en el tema para intentar reconocer los factores explicativos y variables cualitativas que están detrás de las cifras

LOS ESPECIALISTAS EN REDES
Según la académica de la Universidad de Chile y Magíster en Comunicación, Patricia Peña, señaló a eldesconcierto.cl que respecto a las redes sociales hay que entender que “ganan más los temas sobre fútbol, temas que tienen que ver con ocio que los de política”.

Estos resultados “están muy a la par de todo lo que estamos escuchando sobre la baja en la participación que hemos tenido en las elecciones, las proyecciones que se hacen para las próximas elecciones de cuál va a ser la participación de las personas y(…) Nosotros no tenemos todavía una población mayoritariamente conectada”, indicó.

Asimismo, el editor de Internet de CNN Chile, Eduardo Castillo, coincide en que “lo que ocurre en las redes sociales es que la mayor cantidad de representación son las personas más jóvenes que no están interesados en la política”.

“Yo que vivo en el mundo del periodismo y en un medio de comunicación, pareciera que” la política “es lo único que pasa y no es así. Si te fijas en los trending topic todos los días, la mayoría tienen que ver con cosas no referentes a la política -salvo que pase un hecho muy importante-, pero fundamentalmente tiene que ver con temas de entretención ligados a los medios de comunicación”, afirmó.

LA OPINIÓN DE LOS POLÍTICOS

Para indagar en estos resultados eldesconcierto.cl se contacto con representantes de  partidos políticos tradicionales y  los que aspiran en convertirse en partidos políticos como Amplitud y Revolución Democrática, para que entregaran su análisis respecto a esta situación. Si bien la mayoría coinciden en que los escándalos de corrupción han influido en los resultados, han justificado que el desinterés hacia la política es un fenómeno mundial y coinciden en los diagnósticos . Sin embargo, resulta  llamativo que en la mayoría de las declaraciones no hicieran mención alguna a la autoevaluación de  su gestión y la acciones de los partidos para su democratización interna, sus propuestas y capacidad de movilizar ideas para resignificar la política.

Jorge Pizarro, senador DC: “Esto se debe a los altos niveles de desconfianza, de credibilidad hacia la actividad pública y a las instituciones permanentes del Estado, ya sean políticas, religiosas, institucionales, el Poder Judicial, la policía, el Ministerio Público, el Congreso, los partidos, etc. De manera que no hay ninguna novedad en ese sentido y lo que hay que hacer es tener una mejor gestión en términos de lo que son las labores de gobierno y las instituciones e ir implementando la agenda de modernización, probidad y transparencia que anunció la presidenta”.

Karla Rubilar, diputada independiente, ex RN: “la gente no lee de política, no se interesa sobre política, no sabe discriminar quién hace su trabajo y quién no y finalmente terminan un poco lamentándose y quejándose del nivel de políticos que tenemos. Es imposible que se pueda hacer una discriminación si ellos no se interesan. Aquí tiene una cierta connotación de que el reclamo que la ciudadanía hace muchas veces también se debe a que no se informan”.

Guillermo Teiller, diputado PC: “Hay un desprestigio de la política evidente a raíz de los actos de corrupción, pero hubo 17 años de dictadura donde se jugó por entero contra la política y los políticos. Analizándolo en un periodo más largo, ha sido una falta evidente de educación y por eso me parece muy importante el hecho de que haya aprobado en la Cámara de Diputados que se reinicien las clases de educación cívica en los colegios”.

Jorge Tarud, diputado PPD: “Este no es un fenómeno que se de solamente en nuestro país, es un fenómeno bastante internacional de desinterés por la política en general. Pasa en Europa, pasa en Oceanía, pasa en muchas partes del mundo y también en Latinoamérica en su conjunto. Ya no hay definiciones tan graves que tomar, que sean vida o muerte (…) El común de los ciudadanos no sabe a veces hacer la diferencia en cuál es el trabajo de un diputado o de un alcalde”.

Giorgio Jackson, diputado RD: “La desafección es hacía los políticos, no hacía el interés en temas políticos. Creo que es resultado de una suma de decepciones que viene arrastrando la población hacia el sistema político, las frustraciones de promesas inconclusas y los escándalos que de han destapado en el último tiempo”.

Juan Diego San Cruz, vicepresidente Amplitud: “Uno podría creer que este fenómeno tiene exclusiva relación con los sucesos políticos de este años: Caval, Penta, SQM, etc (…) Esto puede ser un mal signo, pero también es reflejo de que la política no copa todos los intereses de la sociedad como lo hizo a principio de los 90, finales de los 80. Yo creo que la gente se interesaría más por la política si los políticos dijéramos la verdad y dijéramos lo mismo en público que en privado, y dijéramos cosas que no sólo le interesan al pequeño mundo de la política sino que tienen un alcance social más grande”.