budapest-710253_640 (1)La policía húngara atacó este miércoles con gases lacrimógenos y cañones de agua contra los refugiados que intentaron cruzar la frontera hacia el país desde Serbia, con el objetivo de llegar a Alemania. La policía argumentó que los refugiados rompieron la cerca fronteriza

Según la agencia rusa de noticias RT Actualidad, entre los afectados por las gases disuasivos habían “muchos niños” y “muchas madres de familia llorando por esa situación, gente tirada en el suelo” una situación caótica pues “los refugiados han recorrido miles de kilómetros de Irak, Siria y Afganistán entre otros países; no han comido desde hace días; algunos de ellos se han gastado hasta 8.000 euros en el viaje y no tienen previsto abandonar su búsqueda por una vida mejor en la frontera serbo-húngara”, destacó el medio.

El asesor de seguridad del primer ministro húngaro, Víctor Orbán, declaró que por lo menos 20 policías han resultado heridos en los enfrentamientos que se han provocado con los refugiados.

Ante la represión, los refugiados han decidido cambiar su ruta hacia Croacia, país donde el primer ministro, Zoran Milanovic, aseguro que los refugiados “pueden pasar y nos preparamos para esa posibilidad”.

“Sobre todo tendremos en mente los intereses y la seguridad de Croacia, pero no olvidaremos que somos humanos y cristianos por encima de todo”, agregó.

Hungría cerró sus fronteras con Serbia el lunes, luego de que entraran en vigor las enmiendas a la legislación que contemplan endurecer de manera significativa las fronteras del país ubicado en el centro este de Europa.

Al menos 200 mil personas que huyen de conflictos bélicos en medio oriente han pasado por Hungría en lo que va de año, país que usan de trampolín hacía Alemania.