Barcelona,_rueda_de_prensa_con_Ada_Colau_(cropped)El pleno municipal del ayuntamiento de Barcelona, capital de la comunidad autónoma de Cataluña, en España, aprobó este viernes una proposición con contenido de Declaración Institucional por la que la ciudad se declaró contraria al tratado comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos, TTIP, que se negocia en secreto.

La decisión fue aprobada por partidos de izquierdas que lo propusieron: Barcelona en Común, con la alcaldesa Ada Colau a la cabeza, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y la Candidatura de Unidad Popular (CUP), la lista de la izquierda independentista radical.

Los socialistas del PSC se abstuvieron, mientras que el parido Partido Popular del presidente, Mariano Rajoy y de Ciudadanos votaron en contra. Ambos partidos argumentaron que el tratado todavía se está negociando y denunciaron al consistorio por utilizar las instituciones con fines partidistas.

La concejal del partido ERC, Trini Capdevila, señaló que los defensores del TTIP sostienen que generará crecimiento económico y puestos de trabajo algo que “no se corresponde con la realidad” según consignaron medios locales.

Capdevila criticó el “oscurantismo” de unas negociaciones a las que ni siquiera pueden asistir los eurodiputados en Bruselas.

Esta declaración es simbólica, dado que si finalmente se ratifica el acuerdo por la Comisión Europa y los Estados miembros, será de obligado cumplimiento y afectará a todos los niveles de la administración. Cientos de asociaciones y plataformas de toda Europa llevan meses haciendo campaña contra el TTIP y ya han reunido casi tres millones de firmas.