el club pablo larraín

Cuatro sacerdotes viven en una casona junto al mar, alejados de la ciudad. En compañía de una monja, ahí expurgan los distintos pecados que cometieron, entre ellos el abuso de menores de edad. La visita de un representante de la “nueva iglesia” alterará el devenir de los sacerdotes en la película El Club, de Pablo Larraín.

A pesar de que el encuentro entre iglesia nueva e iglesia vieja genera un quiebre, para el director, guionista y productor Pablo Larraín, no existe gran diferencia entre las dos. “Las dos tienen la gran paranoia y el gran miedo a la prensa. La Iglesia tiene más miedo a la prensa que al infierno“, declaró según una entrevista en el sitio Sensacine.

En el mismo estilo que sus largometrajes anteriores, como No y Tony Manero, el cineasta vuelve a tocar temas polémicos de la sociedad chilena en tono de denuncia. En este caso hace un vínculo innnegable con casos de abuso sexual que se han llevado a cabo al interior de la institución, como es el caso de Fernando Karadima. Actualmente el sacerdote de El Bosque cumple reclusión en un convento y ha sido citado a una serie de declaraciones por una demanda contra el Arzobispado por negligencias en la forma en que trata las denuncias de abuso sexual en la Iglesia.

“La iglesia resuelve sus problemas en cónclaves. Todo cerrado al exterior. Nadie sabe lo que pasa ahí dentro. La Iglesia teme más a la prensa que al infierno. Ellos creen que los miembros de su iglesia deben ser juzgados ante los ojos de Dios, no ante los ojos de civiles. Pero nuestro mundo es laico: ellos deben ir al mismo juez que me juzgaría a mí”, afirmó Larraín.

El film también se relaciona de alguna manera con la serie de filtraciones que han habido de correos electrónicos entre los cardenales chilenos Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz, donde queda en evidencia que han intervenido en el proceso de denuncias para que no salgan a la luz. Por eso, además del secretismo de la institución, Larraín habló de la impunidad que este conlleva: “Ellos deciden quién está y quién no está por encima de la ley. Lo que es horrible. Siempre ha habido impunidad en la historia del cine. En Chile aún hay asesinos que no han sido detenidos y cadáveres que no han sido encontrados. La justicia no existe”, concluye el cineasta.

La película El Club fue presentada en la pasada edición del festival de Berlín, ganó el Gran Premio del Jurado en la pasada Berlinale y fue elegida para representar a Chile en la competencia hacia el Oscar. Inauguró la sección Horizontes Latinos en San Sebastián y el 9 de octubre se estrena en las salas españolas.