Foto: @Cairo67Unedited

Foto: @Cairo67Unedited

Este domingo una mujer palestina de 30 años que estaba embarazada, identificada como Nur Hasan, y su hija de tres años, Rafaf Hasán, murieron tras derrumbarse su vivienda producto de un nuevo ataque aéreo de Israel a la Franja de Gaza en Palestina.

El hecho ocurrió en el contexto de la ola de violencia en la región, desatada desde el 1 de octubre y que hasta ahora ha costado la vida de 23 palestinos y 4 israelíes.

La aviación israelí que efectuó el bombardeo en Gaza este domingo, lo hizo en represalia por el lanzamiento de un cohete desde este territorio palestino, ataque que fue interceptado por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro en el sur de Israel.

Según informó el Ejército de Israel, el objetivo del ataque aéreo eran “dos instalaciones de fabricación de armas” del movimiento islamista palestino Hamas, organización que gobierna ese territorio. Pero según fuentes médicas palestinas, en el ataque murieron la mujer embarazada y su hija de tres años.

EN CISJORDANÍA
En tanto en Cisjordanía, Israel aseguró haber frustrado un tentativa de atentado con bomba en un hecho ocurrido cerca de la colonia hebrea en la zona ocupada de Maale Adumin.

Según consignó radio La Tercera, la policía israelí detectó un vehículo sospechoso que circulaba en una vía reservada para autobuses. Un policía ordenó detener el bus de donde salió una conductora quien gritó “Alá es grande” en árabe y estalló una bomba.

Según señaló el comandante de la policía israelí, Rafi Cohen, el agente frustró “un ataque con coche bomba” y agregó no tener dudas de que “la mujer terrorista que manejaba el vehículo pretendía llegar a Jerusalén“.

ESCALADA DE VIOLENCIA
Esta nueva ola de violencia desatada en la región desde el 1 de octubre, comenzó cuando dos colonos judíos en Cisjordania aparecieron asesinados. Israel ha respondido ante estas muertes con una serie de ataques y aumentando el número de efectivos militares en las zonas ocupadas.

Además de los 23 palestinos hasta ahora asesinados por el ejército israelí, las autoridades judías han detenido a centenares de árabes. Mientras que del lado israelí argumentan que la represión y los ataques aéreos se debe al temor de una posible nueva intifada, rebeliones, contra la ocupación israelí como ocurrió en 1987 y 2000.

Estos hechos han ocurrido en medio de protestas musulmanas por el acceso de judíos al complejo de la mezquita de al-Aqsa en Jerusalén, tercer sitio más sagrado del Islam y venerada también por hebreos como el sitio de templos bíblicos. Según la policía israelí, los palestinos han estado atacando con armas blancas, piedras y, al menos en una ocasión, con armas de fuego.

Otro de los motivos que ha agudizado la tensión en la zona, es el fracaso en las negociaciones entre palestinos e israelíes -en medio de la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania- y que impiden el objetivo de lograr un Estado con soberanía a Palestina. Esas negociaciones colapsaron en 2014.

Los palestinos buscan tener un Estado en Cisjordania y Gaza, con Jerusalén Oriental -que incluye a la Ciudad Vieja- como su capital. Israel capturó las tres áreas en la Guerra de Oriente Medio de 1967 y retiró a soldados y colonos desde Gaza unilateralmente en 2005.

En tanto, esta semana la Federación Palestina de Chile, lanzó un video en que un grupo de artistas chilenos exigen el fin de “los abusos” de Israel contra Palestina.