colonia dignidad

Enterrados en la ex Colonia Dignidad permanecían contenedores repletos de documentos, fichas, carpetas y sobres con información relacionada a las operaciones que ahí se cometieron en plena dictadura.

El año pasado el Ministro en visita Mario Carroza ordenó el ingreso de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI al recinto en busca de la documentación, conocida como Archivo Colonia Dignidad, que contiene parte importante de la historia de Chile entre la década de los 60 y mediados de los 90. Además, pidió un informe detallado del contenido a la Jefatura de Inteligencia Policial (JIPOL) de la PDI que estuvo en reserva hasta hoy, que la organización Londres 38 decidió hacerlo público en el marco de la campaña No Más Archivos Secretos.

El Archivo Colonia Dignidad reúne más de mil páginas de información, siendo el conjunto de documentos de la dictadura más voluminoso del que se tenga noción. “Por esa razón es de la mayor importancia que su contenido sea conocido por la sociedad, y que el archivo físico pase a custodia del Archivo Nacional. El Estado tiene la obligación de preservar estos documentos”, declararon desde Londres 38.

La información entrega más pruebas de que en Villa Baviera, durante casi 50 años, se cometían delitos de distintas índole como abuso sexual a menores, tráfico de armas, sobornos a autoridades políticas y que operó como centro de detención y tortura dela DINA en la época.

El informe establece que existía una estructura piramidal en la organización de Colonia Dignidad, encabezada por Paul Schaefer y secundada por Albert Schreiber. Una “organización que destacó por el conocimiento en materia de inteligencia, acciones operativas, establecimiento de redes de apoyo, protección y contacto, marco en el cual se desarrollaron diversos actos ilícitos como secuestro permanente, aplicación de torturas y tormentos, detención arbitraria, asociación ilícita, apropiación indebida, fraude aduanero, fabricación y trafico de armas, abusos deshonesto”, según indica el informe de la JIPOL.

En este marco, hay un aspecto que los documentos detallan en particular: el proceso de adiestramiento de colonos alemanes para que sirvieran a la dictadura. “Con posterioridad al 11 de septiembre de 1973, Paul Schaefer implementó planes de defensa, dividiendo en grupo a los colonos: “Harren”, “Comalos”, “Grosse Knappen”, “Mittlere Knappen” y “Heilsarmee”, cuyos integrantes recibieron instrucción en el manejo de armamento y estrategias militares de defensa”, explica el informe. A la tropa de colonos los instruyeron en manejo de armas, traslado y mantención. Además de apuntes sobre clases de cómo usar una granada, la carpeta número 13 contiene información de un curso de inteligencia y supervivencia que fue impartido entre el 30 de noviembre y el 14 de diciembre del 74 donde “habrían participado en conjunto colonos con colaboradores del gobierno militar, sobresaliendo la enseñanza de tipos de tortura”.

Revisa aquí el informe completo: “PROCESAMIENTO Y ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN