Campamento

Foto: facebook.com/cei.uchile

Este lunes la Torre Central ubicada al interior de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, FCFM, de la Universidad de Chile, amaneció con un curioso campamento que sorprendió al decano Patricio Aceituno y los funcionarios administrativos que trabajan en el edificio. Se trataba del Campamento por el Fin al Subcontrato con la/os misma/os Trabajadora/es que impulsó el Centro de Estudiantes de Ingeniería, CEI, desde la comisión de subcontrato.

La comisión estudiantil se creó hace tres años con el objetivo de internalizar a los 121 trabajadores subcontratados en las áreas de aseo 69, seguridad 35, alimentación 13 y jardinería 4, quienes reciben sueldos que “sitúan al trabajadores en un umbral cercano a la pobreza“, según detalló el informe Trabajo Subcontratado, estudio liderado por ex presidente de la FECh Giorgio Boccardo. Justamente, en mayo de este año, se habían organizado un grupo de trabajadores de aseo y auxiliares subcontratados de la facultad en demanda de mejoras en sus condiciones laborales, lo que derivó en el despido de varios de ellos por abandono de deberes.

Patricio Aceituno

Foto: uchile.cl / Decano Patricio Aceituno

Entrevistado por eldesconcierto.cl el presidente del CEI, Daniel Andrade, informó que este lunes los estudiantes sostuvieron una reunión con el decano a quien le exigieron la contratación mediante honorarios de los funcionarios que actualmente trabajan en la facultad, pero el decano “responde desde otra mentalidad“.

El decano “nos dijo ‘quiero acabar con el subcontrato, pero quiero tener funcionarios de excelencia; yo no me puedo hacer cargo de estas personas que están trabajando acá pues no soy un órgano de beneficencia‘, esas fueron sus palabras”, consignó Andrade.

El dirigente además, aseguró que hace un año se levantó una mesa triestamental para “poder solucionar este conflicto, petición a la cual accedió el decano luego de un par de movilizaciones y ahí se solicitó que se hiciera un estudio de los problemas laborales”.

“Ese estudio se entregó hace dos semanas a la facultad y antes de eso, entregamos una propuesta estudiantil (…) el decano se comprometió a internalizar, pero nunca aceptó que fueran los mismos trabajadores, sólo los de aseo y guardia y se estudia alimentación, pero no serían los trabajadores que están ahora“, agregó el dirigente.

LA INEQUIDAD EN LA CHILE
La situación que atraviesa la facultad de ingeniería, se da en uno de los espacios que representa mayor inequidad al interior de la casa de estudios. La FCFM agrupa el 20% de la matrícula de estudiantes de en la Universidad de Chile por lo que maneja cuantiosos recursos si la comparamos con otras facultades e incluso con campus completos que no perciben mayor ingreso, o que simplemente vagan errantes sin sede como es el caso de la carrera de Administración Pública.

Ingeniería pudo convencer al Senado Universitario de hipotecar uno de sus edificios donde se erigió Beauchef Poniente, proyecto en el que se invirtió más de 18 mil millones de pesos, y prometía financiarse mediante los aranceles de pregrado y posgrado, uno de los más altos de la universidad -4 millones 800 mil de pesos anuales-, además de los ingresos percibidos por concepto de investigaciones y consultorías.

En el tema de subcontrato, la facultad de ingeniería también es líder dentro de la Chile. Este tipo de contratación, cuya figura fue creada durante la dictadura militar busca satisfacer temporalmente las necesidades específicas de las empresas, utilizando mano de obra barata y desligándose de responsabilidades laborales con el trabajador externalizando los servicios. A pesar de esto, la actual legislación exige responsabilidad compartida con el trabajador entre la empresa subcontratista y la que contrata los servicios.

Según los antecedentes que aparecen en Mercado Público, la FCFM adjudicó a la empresa Ingetech S.A. los servicios de implementación de guardias de seguridad por un monto de 484 millones de pesos para dos años, cifra que en otra circunstancia podría significar más de 600 mil pesos mensuales en sueldos a los 34 guardias, pero en la actualidad éstos perciben sólo cerca de 300 mil.

PROPUESTA Y NECEDAD

Según el presidente del Centro de Estudiantes de Ingeniería, CEI, Daniel Andrade “una de las razones que ocupa el decano para no contratar a los actuales trabajadores es que en términos legales la Universidad no  puede contratar personal que tenga menos de octavo básico porque son funcionarios públicos“, aseguró a eldesconcierto.cl.

“Lo que hemos propuesto es que se los contrate a honorarios hasta que terminen sus estudios de octavo básico. Esto se puede realizar en algún colegio externo o a través de la Universidad Popular Patricio Manzano que está haciendo nivelación de estudios con los trabajadores que actualmente están subcontratados”, señaló.

De todas maneras, como política que busca “funcionarios de excelencia” en Ingeniería, aquellos trabajadores contratados directamente por la facultad se les exigía como mínimo tener 12 años de escolaridad completo. Mediante las negociaciones con los estudiantes, el decano propuso flexibilizar esa exigencia bajando el requisito a segundo medio, pero según Andrade, esto dejaría al 74% de los trabajadores fuera de la eventual contratación.

Actualmente los funcionarios que trabajan en Beauchef reciben un salario promedio de 270 mil pesos, estipendio que podría mejorar con la contratación directa, pero no sólo eso, sino que implicaría un trabajo con mayor seguridad para los funcionarios quienes mediante la subcontratación, son despojados de beneficios y estabilidad laboral.

Según el estudio presentando por el CEI al decano y que fuera elaborado desde la Facultad de Ciencias Sociales, la internalización en otras carreras ha generado diversos beneficios. En Ingeniería Industrial, donde se internalizó el área de aseo en 2012, hubo una reducción de costos de un 50%, mejoraron las remuneraciones y se estableció mayor responsabilidad de los trabajadores con el Departamento. Algo parecido ocurrió con Odontología el año 2013 y es el objetivo que buscan en Beauchef con el fin de “fortalecer la comunidad universitaria”.

Hasta ahora los estudiantes han llamado a seguir acampando en las afueras del decanato, han pedido a sus compañeros que se sumen a esta campaña que hasta ahora es una protesta de carácter indefinido.

REVISA LA PROPUESTA ENTREGADA POR LOS ESTUDIANTES AL DECANO