ballotage-argentina-2015

Con el 90% de los votos escrutados, el actual Gobernador de la Provincia de Buenos Aires lograba el 36% de las preferencias. A menos de dos puntos de diferencia, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, acechaba con 34,9%. Impensado por donde se lo mire. En agosto, en las primarias, Scioli le sacó más de 8% de diferencia.

Ahora, por primera vez en la historia Argentina, unas elecciones presidenciales se dirimirán en un balotaje. Será el domingo 22 de noviembre y con un Mauricio Macri a la alza.

Kirchnerismo derrotado

Hace 24 horas, el equipo de Scioli se preparaba para un posible triunfo en primera vuelta. Ninguna encuesta, ni siquiera las más opositoras al gobierno de CFK, le daba tan poca distancia al candidato oficialista. Por eso la sorpresa al conocerse el primer computo del a noche. Macri, que proyectaba como buen resultado el quedar 7 puntos abajo y forzar la segunda vuelta, se ponía en primer lugar.

El Frente para la Victoria tenía preparada la fiesta y tuvo que guardarse. Scioli dio un discurso polarizador, atacando a Macri y prometiendo que volvería a hablar con resultados en la mano. No pasó. Mientras el PRO era pura fiesta, en el Frente para la Victoria nadie celebraba.

El paso de las horas y el conteo de provincias más kirchneristas colocaron Scioli en el primer lugar, pero con una diferencia mucho menor de lo que se esperaba. Por su parte, Sergio Massa, del peronismo disidente anti kirchnerista, obtuvo el 20%.

La participación electoral aumentó 7% ayer respecto a las primarias. Tanto Scioli como Macri crecieron en votos, pero el líder del Pro arrasó convenciendo a los nuevos votantes.

Ma. Eugenia Vidal. gobernadora electa Provincia de Buenos Aires

Ma. Eugenia Vidal, Gobernadora electa de la Provincia de Buenos Aires

 

Sin embargo, la gran triunfadora de la jornada fue María Eugenia Vidal, nueva gobernadora de la Provincia de Buenos Aires. La ex vice jefa de gobierno de Macri superó al kirchnerista Aníbal Fernández, jefe de gabinete del actual gobierno de Cristina Fernández por 39% contra 34%. Así, Vidal se transforma en la primera mujer en gobernar la Provincia, que tiene más de 18 millones de personas. Y pone fin a más de 30 años de supremacía del Partido Justicialista, el histórico aparato político del peronismo.

En la Provincia, el 7% anuló su voto. La polémica figura de Aníbal Fernández, relacionado con distintos casos de corrupción, narcotráfico y responsabilidad política en casos represión, terminó jugándole en contra al kirchnerismo, que mira con nostalgia el 54% con que Cristina Fernández arrasó en las últimas presidenciales.

El oficialismo no solo perdió la gobernación, sino importantes intendencias que también estaban en juego este domingo, como en La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca. Tres de las principales ciudades de la Provincia que estaban en manos del kirchnerismo y que ahora pasaron al PRO de Mauricio Macri.

Lo que se viene

El Pro parece haber entendido cómo funciona el juego político en Argentina, contraviniendo la opinión de todos los expertos que fracasaron estrepitosamente en sus predicciones. La alianza con el radicalismo, el homenaje realizado al ex presidente Juan Domingo Perón y “kirchnerización” de su discurso –ha aplaudido medidas sociales que antes criticaba, como la Asignación Universal por Hijo- parecieran dar resultado. De ser una fuerza hegemónica solo en Capital Federal y débil en el resto del país, pasaron a perfilarse como favoritos para la definición de noviembre.

Quien toma protagonismo ahora es Sergio Massa, sus votantes y la histórica polarización del pueblo argentino: peronismo vs. anti peronismo. Tanto Scioli como Macri disputan esos votos, o reivindicando el peronismo o un cambio.

Felipe Solá, derrotado candidato a gobernador de la Provincia y uno de los líderes del Frente Renovador de Massa, aseguró que durante la tarde del lunes se decidirá una opción para la segunda vuelta. Varios dirigentes del FR, como el propio Massa, provienen de las filas del kirchnerismo y en las palabras del líder de la agrupación, sus votantes “son reticentes de Macri”.

Antes de las elecciones, se vislumbraban las primeras diferencias entre el círculo cercano a Scioli y la presión constante de Cristina Fernández, que puso a como candidato a vicepresidente a Carlos Zannini, un histórico operador del kirchnerismo para “resguardar” el proyecto. El nombramiento de ministros de Scioli en la semana previa ya anticipaba que la pelea interna del peronismo no sería menor, con la pérdida de posiciones de poder por parte de La Cámpora.

El núcleo duro K logró cargos claves que aspiraba: Máximo Kirchner (hijo de la mandataria) como diputado, Alicia Kirchner (hermana de Néstor) en la Gobernación de Santa Cruz y el actual ministro de economía Axel Kiciloff, también como diputado. Sin embargo, la impensada derrota de Aníbal Fernández y el peor resultado del peronismo en la Provincia de Buenos Aires es una caída dura.

“Con Macri no hubiéramos tenido la recuperación de YPF, la Asignación Universal por Hijo y la recuperación de las jubilaciones. Tendremos una sociedad más integrada si seguimos este camino”, señaló Scioli ayer, en su discurso antes de los resultados. El candidato oficialista deberá revertir el impulso adoptado por su contrincante en una disputa que se vislumbra bastante reñida.

Después de 12 años, el kirchnerismo por primera vez se ve en riesgo. La apuesta era que Scioli sea una presidencia “de transición” como reconoció Estela de Carlotto, mientras Cristina se prepare para volver en 2019. Pero lo de ayer fue un golpe que nadie esperaba.