ACTUALIZACIÓN: Jorge Condeza es ingeniero comercial independiente, pactó con RN el 2010 para ir como concejal y el 2014 pactó con la DC para la lista de Cores.

Fue un ingeniero comercial el que permitió conocer los antecedentes. Jorge Condeza Neuber fue concejal por Concepción en el periodo que fue de 2010 a 2012. Durante las elecciones municipales había competido como independiente en la lista de RN y en su cuenta de Twitter se define como “el primer indignado del siglo pasado”. Un requerimiento presentado por él ante la Contraloría desnudó las vacaciones de más de un mes del diputado Kast por Europa.

En el relato que Condeza presentó el 17 de septiembre ante el órgano contralor declaró: “Con fecha 22 de julio del año 2015 visité el Museo del Louvre en Paris encontrándome en uno de los salones con el diputado José Antonio Kast”. La sorpresa fue inmediata para el Condeza debido a que normalmente los parlamentarios hacen uso de sus vacaciones en febrero, durante el receso que en verano se toma el Congreso.

louvre

Pero para José Antonio Kast eso no fue un impedimento. El 30 de junio presentó una solicitud a la secretaría de la Cámara de Diputados para ausentarse por más de un mes del país. En ese escrito el diputado señaló que el permiso correría desde el 9 de julio y que su viaje tendría como destino Alemania. No entregó más antecedentes.

El permiso se concretó y el jueves 9 de julio el parlamentario tomó un avión con destino España. Recién regresaría al país 32 días después, el 11 de agosto, desde Alemania. Las vacaciones del gremialista habían pasado desapercibidas hasta ahora, cuando El Desconcierto hace público el viaje, el que no tuvo ningún objetivo político ni parlamentario.

Consultado el equipo del diputado, este se limitó a señalar que se había solicitado a la Cámara de Diputados que se le hicieran los descuentos correspondientes a su dieta por las sesiones a las que no asistió. “No podré asistir a partir del martes 14 de julio por encontrarme fuera del país, lo anterior en virtud que dicho viaje no corresponde a una misión oficial”, se lee en el documento que asesores del parlamentario ingresaron el 15 de julio -cuando Kast ya estaba fuera de Chile-, y que su equipo hizo llegar a este medio.

No hay más explicaciones de Kast.

A pesar de que hasta el momento estos antecedentes no eran públicos, subtérraneamente el tema si ha sido discutido en los pasillos del Congreso. De hecho, la Contraloría remitió los antecedentes entregados por el Condeza al subsecretario administrativo de la Cámara de Diputados el 28 de octubre pasado, esto debido a que la ley no faculta al órgano fiscalizador para pesquisar las actuaciones de diputados y senadores.

Condeza denunciante preguntó en el Congreso si finalmente se le hicieron descuentos a la dieta de Kast debido a su prolongada ausencia. La respuesta llegó el 15 de septiembre vía correo electrónico. La  abogada jefa de la Unidad de Acceso a la Informacón y Transparencia, Verónica Seguel, le informó a Condeza que “en el caso del diputado Kast , que estuvo ausente de las sesiones contando con permiso constitucional para ello, no se le efectuaron descuentos de la misma en los meses que usted consulta”, tal como aparece en los anexos a la presentación que el jurista hizo a la Contraloría.

Esto significa que a pesar de estar 32 días de vacaciones fuera del país, y de solicitar vía carta que se aplicaran los descuentos, el legislador recibió íntegros los $6.580.000 de su dieta en julio y la misma cifra en agosto. No solo eso, en ambos meses también se le cancelaron los gastos correspondientes a traslación -viático, bencina, arriendo de vehículos, amortización, peajes, alojamiento y alimentación-, por $2.352.976 en julio y por $2.368.435 en agosto.

El problema parece estar -además de en la libertad que siente el diputado Kast para abandonar su puesto de trabajo cuando se le antoja-, en la ley. Según otro mail enviado desde la Cámara al Condeza, se le informa que “los diputados tienen derecho a la dieta por el simple hecho de ser diputados”.

Consultada la Cámara por las vacaciones solicitadas por los diputados, la respuesta fue que “los diputados no tienen vacaciones. Siempre están en ejercicio de su cargo que como usted seguramente sabe además de su participación en tareas vinculadas a la legislación, también abarca aquellas vinculadas a la fiscalización de los actos de gobierno y a la representación de los ciudadanos, especialmente los de su distrito, sosteniendo reuniones o audiencias con ellos y, en representación de los mismos, ante diversos organismos e instancias, tales como gobiernos locales, provinciales, regionales, ante los Ministerios y servicios de la administración del Estado, otros poderes y órganos autónomos”.

A pesar de la respuesta oficial del Congreso, el diputado Kast estaba de vacaciones. A menos que en Alemania, España o en el Museo del Louvre -en Paris, Francia-, este se haya dedicado a fiscalizar actos de La Moneda, o a sostener audiencias vía Skype con los habitantes de su distrito, comunas de La Reina y Peñalolén, o a representar a los ciudadanos recorriendo las calles de Europa. No hay indicios de que haya sido así.

EL AUSENTE

Cuando José Antonio Kast regresó de Europa lo hizo con las pilas recargadas. A pesar que siempre se ha caracterizado por encarnar las posturas más duras de la derecha, en su vuelta a Chile se mandó declaraciones como “renuncia de Bachelet es una alternativa real”, justo cuando la rumorología periodística echaba a correr por pasillos y salones de café que la mandataria estaba debilitada y que analizaba la posibilidad de abandonar su cargo en La Moneda, lo que nunca nadie confirmó.

Este año ha sido intenso para el diputado. A contrapelo de lo expresado por la opinión pública, él y su entorno lanzaron a los diarios la posibilidad que José Antonio Kast se transformara en una carta presidencial. De hecho, el mismo lo planteó en una entrevista a El Mercurio, donde aseguró que “estoy disponible para impulsar un cambio de ciclo en la política cuyo destino sea la elección presidencial”.

Esa entrevista fue publicada el 5 de septiembre, a casi un mes de su regreso de Europa. Hasta el minuto ninguna encuesta ha recogido reacciones a esa rimbombante proclamación. Pero en iniciativas no se queda, hace poco impulsó una “consulta nacional” para recoger la opinión de los chilenos sobre las materias urgentes que debieran tratarse en el país. Pero esa actividad tampoco tuvo el eco esperado a nivel mediático.

El parlamentario participa de dos comisiones en la Cámara: Educación y Ciencia y Tecnología. De la primera se ausentó durante nueve sesiones consecutivas (en plena tramitación del proyecto de Carrera Docente, cuando hubo que votarlo lo reemplazó el UDI Felipe de Mussy) y de la segunda no estuvo presente en dos ocasiones.

Jorge Condeza intentó hacer valer su argumento de que Kast podía perder su escaño parlamentario por sus vacaciones en Europa, haciendo valer el artículo 60 de la Constitución Política de Chile, que establece que “cesará en el cargo el diputado o senador que se ausentare del país por más de treinta días  sin permiso de la Cámara a que pertenezca”. A su juicio, el hecho que el diputado de la UDI asistiera a la sesión del 9 de julio, antes de viajar a Europa, era un motivo de anulación del permiso constitucional. Pero aquello fue desestimado por las autoridades del Congreso.

PRIVILEGIOS

Hace una semana eldesconcierto.cl dio a conocer el caso de otro parlamentario que protagonizó un exclusivo viaje al extranjero, y al que también se le pagó su dieta sin aplicar ningún tipo de descuento. Se trato del senador de RN, Alberto Espina, quien estuvo desde el 10 de septiembre al 4 de octubre pasado en Vietnam celebrando sus 35 años de matrimonio.

En ese caso, como se trató de un viaje inferior a 30 días, ni siquiera necesitó de un permiso del Congreso. Simplemente viajó.

PRESENTACIÓN CONTRALORÍA CASO KAST