paremiologa-1-638

La Paremiología, en tanto disciplina ligada al conocimiento de la Sabiduría, es un buen lugar para encontrar descripciones verbales y/o explicaciones a lo que nuestro país vive desde hace -por lo menos- una década.

Y es que una vez más, la siempre cuestionable “Opinión Pública” chilena se ha escandalizado al confirmar lo que antes fuera un secreto a voces; un rumor mal intencionado y un mito propiciado por izquierdosos malos perdedores: “La injusticia perversa del neoliberalismo en Chile, desde la irrupción de los Chicago Boys y con Consenso de Washington mediante, se expresa en todos los niveles de la sociedad”.

El reciente caso de colusión entre SCA Chile y CMPC, que involucra a uno de los grupos económicos más voraces del país (familia Matte), no hace más que hurgar en esa verdad incómoda que nos enrostra que la ética del gran empresariado chileno se ha regido y rige por el negocio sucio, la concentración de la riqueza y la maximización utilidades por sobre los derechos laborales.  Si ayer fue el Banco de Talca, MOP-Gate o Ferrocarriles del Estado, hoy la corruptela se expresa en casos como PENTA, SQM, CAVAL y Corpesca, Ley de Pesca, u otras colusiones como pollos, farmacias, papeles, etc., que no hacen más que evidenciar lo grotesco que en Chile puede llegar a ser el interés ciego.  De paso el Estado del Arte del neoliberalismo chilensis nos enfrenta a las implicancias cotidianas de vivir una economía basada en el valor de cambio, segregada socialmente y con la peor distribución de la riqueza del mundo según OCDE.

La tradición oral chilena, según las noticias que trae Gastón Soublette en su poético libro “Sabiduría chilena de tradición oral -refranes- (2011)”, nos legó, entre muchos otros, dos refranes que concuerdan con la situación descrita: El primero “cada uno es cada uno y a veces peor”.  Con esto, Soublette quiere decir que a) siempre habrá quienes operen por debajo de una cierta normalidad -aceptada por los seres humanos-, y b) lo “normal”, por ser aceptado como tal, no es necesariamente lo verdadero en referencia al deber ser.

Así, la indignación manifestada por gran parte del pueblo de Chile ante las aberraciones neoliberales enunciadas, dan cuenta de que la sabiduría de tradición oral vive y aún opera dentro del Sentido Común que cuestiona la normalidad con que se pretende disfrazar el descaro de la élite empresarial y política, al dejar que las leyes emanadas de esas mismas relaciones perversas sean las que zanjen los castigos de los involucrados.

Atendiendo a la paremiología, el segundo refrán versa “La verdad, aunque severa, es amiga verdadera”, y el ser “amiga verdadera” implica que su amistad no siempre es complaciente, y que incluso puede llegar a maltratarnos a cambio de aportarnos un verdadero bien. Lo anterior nos permite reconocer y enorgullecernos de la sabiduría ancestral, popular y hasta mestiza, que aún habita en nuestros pueblos, renace como “principios” y se expresa en la indignación.

Si escuchamos a la Sabiduría de los pueblos, podríamos considerar que, pese a que las fuerzas que sostienen las bases del neoliberalismo en Chile siguen tratando de honrarlo como un modelo exitoso; a veces las respuestas habitan más cerca de lo que se cree y, tal vez, re-mirar los saberes populares nos hará ver que, por largo tiempo, “hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez”.