karadima1

Este miércoles el ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima, dio declaración al ministro Juan Manuel Muñoz en el Palacio de Tribunales. Su testimonio se da en el contexto de la querella presentada por las víctimas en contra del Arzobispado, al cual se culpa de encubrir los abusos sexuales que cometió el ex sacerdote.

Según informa Cooperativa, Karadima dijo en la declaración judicial que “no reconozco los abusos, con niños nunca, jamás”.

Además agregó que “respecto de los actores (los querellantes) sostengo mi inocencia. Con respecto a Hamilton yo fui su confesor, eso ya lo dije anteriormente y tuve un careo en la causa criminal con él, pero no me acuerdo”.

“Nunca tuve relaciones sexuales con los actores”, aseguró.

Además, el religioso dijo que no cree que las denuncias de abuso hayan sido realizadas para dañar a la Iglesia. “No lo he pensado nunca. Los denunciantes son católicos y yo no tengo por qué pensar que busquen dañar a la Iglesia”.

Consultado por el momento en que le notificaron el fallo del Vaticano, en el que estaba siendo condenado por abuso sexual contra menores, Karadima recordó que “yo dije en esa oportunidad que lo acataba, pero que no era verdad”.

“Fue el cardenal Ezzati quien estaba recién nombrado arzobispo, a llevarme el papel con la sentencia, él no me dijo nada respecto de lo que se me pregunta”, continuó.

MALA MEMORIA

El ministro Muñoz le consultó sobre cuándo se enteró de las primeras denuncias. Ante esto, Karadima respondió: “Lo que yo leí en la prensa en el año 2010, pero yo no lo recuerdo ni que leí”.

“Yo declaré ante la señora Ministro y tampoco me acuerdo de lo que declaré con ella. También declaré con el señor Armendáriz, pero tampoco me acuerdo de mi declaración”, detalló.

Respecto del financiamiento de sus abogados en los juicios civil y canónico, el sacerdote respondió que “en civil fue el señor Muga y don Juan Pablo Bulnes, yo no los contraté y no he hablado con ellos nunca. Tampoco he pagado un centavo”.

“Amigos míos me deben haber ayudado, pero no sé quiénes. En la canónica actuó el padre Ariel Buso, que es un argentino canonista, yo no sé cómo fue mi defensa, habría que preguntarle al abogado señor Juan Pablo Bulnes. En la parte penal fue el señor Muga y el señor Ortiz. Tampoco sé quién los contrató”, agregó.

También se le consultó por una reunión que tuvo con el arzobispo de Santiago, el cardenal Ricardo Ezzati, antes de una Navidad, y dijo: “Tengo nubloso, pero creo que fue a dejarme una tarjeta y a saludarme, no me acuerdo bien, en el asilo de las hermanas donde estoy”.

En la declaración, el juez Muñoz le preguntó por una carta del cardenal Errázuriz en la que le decía cómo explicar a la comunidad de El Bosque su salida sin que se entendiera como un castigo.

“No recuerdo esa carta”, fue la escueta respuesta.

También le consultó por una carta de Errázuriz “agradeciendo a Dios” por el cierre de la investigación del fiscal Armendáriz. “No recuerdo la carta”, volvió a responder Karadima.

LA SALIDA DEL BOSQUE

Otra de las cosas que Karadima reconoció fue la estrecha amistad que tiene con el obispo de Osorno, Juan Barros. Además, dijo que salió de la Parroquia de los Sagrados Corazones por su edad, no por las denuncias.

Sobre el cuestionado obispo, Karadima dijo: “Él era de la acción católica e iba a verme a la Parroquia y yo fui a verlo a Iquique. Una amistad muy sincera, él me consiguió un viaje a Francia con el obispo de Louvre para mis 50 años de sacerdocio”.

En cuanto a su salida de El Bosque, el religioso expresó que “fue porque yo ya había cumplido 75 años y además porque llevado 24 de párroco y el máximo son 12, lo que está en el derecho canónico. No fue un castigo, nunca me dijo el Arzobispado que fuera por otra cosa”.