@ClauLiberatiP

@ClauLiberatiP

El primer ministro del Líbano, Tammam Salam, declaró una jornada de luto tras los dos atentados suicidas ocurridos este jueves en el barrio chiita de Burj El-Barajneh en Beirut, colindante con un campamento de refugiados palestinos.

Según la policía local los ataques fueron perpetrados por tres hombres equipados con chalecos explosivos y reivindicados por el Estado Islámico.

Fuentes médicas confirmaron al menos 43 muertos y 239 heridos, mientras que las autoridades advierten que un tercer ataque podría llevarse a cabo en algún lugar de la zona. Hasta ahora los cuerpos de socorro estiman que la cifra de muertos podría llegar a 70.

El atentado suicida fue perpetrado en un barrio sureño de Beirut considerado bastión del movimiento libanés Hezbolá, según consignó la agencia inglesa de noticias Reuters. La zona ha sido golpeada por atentados de esta naturaleza, y en varias oportunidades, grupos militantes sunitas han amenazado con perpetuar este tipo de ataques.

Antes del atentado, fue lanzada una bomba de sonido y se realizó la captura de un hombre que llevaba un cinturón con explosivos listos para detonar en el municipio de Koubba, de la región norteña de Batroun, al sur de Trípoli.