“Dejamos un testimonio para que nunca más pase esto” dice Alberto Sotomayor, padre de Karen, una de las 17 mujeres víctima de femicidios que rescata el fotógrafo Cristóbal Olivares en el libro A-MOR, presentado recientemente en Santiago y Valparaíso.Son cuatro años de trabajo donde Olivares conoció de cerca los casos y las familias de estas mujeres brutalmente asesinadas, transformando lo que muchos llaman “número de femicidios”, en una historia con nombre y apellido. Lo que en agosto se materializó con una muestra en el MAC del Parque Forestal, hoy se transforma en un libro.Laura, (age 73). Stabbed by her significant other with a butcher’s knife, which was taken from the restaurant that Laura owned. Her clients and co-workers built an altar in her memory. Santiago, Chile

¿Qué ocurre con estos lugares y objetos en la actualidad? después de meses o años de haber protagonizado tan violentas historias. ¿Qué nos pueden contar a través de sus cambios o inexistencias? Son estos objetos y lugares quienes mejor pueden ayudarnos a retratar y reconstruir las historias de estas víctimas” es parte de las interrogantes que se desarrollan en este trabajo.Lidia (45) Burned by her husband in a shelter for homeless. More people died because of the fire. Santiago, ChileSon 164 páginas donde encontrarás detalles de 17 historias de femicidios ocurridos entre 2012 y 2015, investigados y seguidos por el propio fotógrafo quien destaca. “Sentía esta interrogante de por qué pasan este tipo cosas y quería investigarla por mi mismo. Nosotros como fotógrafos tenemos la responsabilidad social de poner las cosas sobre la mesa y conversar, independiente de que sea un trabajo muy personal” dice Cristóbal Olivares para elDesconcierto.cl.3

El autor de proyectos como En el nombre de Karen, -42, Chile Uprising, cuenta las dificultades el inicio, “cuando empecé el proyecto nadie me quiso escuchar. Y hay mucha gente ahora que se quiere acercar, un poco agarrándose del proyecto ahora que está listo. Pero cuando pedí ayuda muchas personas me cerraron las puertas” recuerda.

Entre los asistentes a la presentación estaban algunos de los familiares de víctimas de femicidio relatadas en el libro. Alberto Sotomayor, quien agradecía esta instancia para no olvidar la historia de su hija, dijo que su objetivo con esto es “mantenerla viva, y que sea un mensaje para las chicas de ahora. Que no se dejen atropellar, que no le falten el respeto. Que lo lean, que lo vean y que aprendan. Que disfruten la vida”.

Olivares ya fue reconocido por este trabajo, obteniendo el primer lugar del Premio Rodrigo Rojas De Negri, premio entregado por el Cnca a fotógrafos menores de 35 años.

1

El libro “A-MOR”, financiado por Fondart, es la quinta publicación de la editorial independiente Buen Lugar Ediciones con solo 500 ejemplares publicados.