La Nueva Mayoría ya palpita la discusión electoral de cara a las próximas elecciones municipales que se desarrollarán en octubre de 2016. Se trata de comicios que van a marcar el futuro de las parlamentarias y presidenciales del 2017.

Bajo ese contexto, al interior del conglomerado oficialista se prevé una negociación compleja. Sobre todo porque las conversaciones comenzaron con fuego cruzado entre la Democracia Cristiana (DC) y el Partido Socialista (PS).

Según informa Radio UChile, la distancias y conflictos se han hecho patentes porque aún no se han definido cuántas listas harán y cómo se conformarán, lo que tiene inquietos a los pártidos más grandes del bloque.

Durante el fin de semana, entre el PS y la DC se dieron declaraciones cruzadas. Se habló de arrogancia y arrinconamientos, desde las directivas de ambas colectividades. Por eso el tema fue tratado en el comité político y luego en una reunión especial entre presidentes y secretarios generales.

Al complejo momento se le suman las declaraciones de el presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier, quién en entrevista con The Clinic, habló del buen momento que vive el partido, el escenario político, el avance de las reformas y, por su puesto, los principales temas que afectan a la coalición. 

“No sé porque nos demoramos en determinar cómo van a ser la listas de concejales. Creo que tiene que ver con la posición de la DC, tienen temor a que se reedite un conglomerado de izquierda parecido al que llevó adelante el proceso de la UP, que sería entre el PPD, PS y el PC. Ningún partido está en esa línea, aunque bueno siempre hay que fortalecer las posiciones de izquierda, pero nunca ha sido contra la DC. Sabemos que si falla un partido, no podemos llevar adelante las reformas, porque son votos escenciales, incluso los nuestros, que somos tan poquitos. Tenemos que seguir juntos en este proceso. Espero que la DC deje de lado la sospecha para que todos estemos dispuestos a ir con todos”, lanzó Teillier.