El lunes Paz Ciudadana y GFK Adimark presentaron el Índice de Victimización correspondiente al año 2015, donde una de las conclusiones más destacadas del estudio fue la baja en los delitos, pero con un aumento de la sensación de temor.

Entre los hombres el índice tuvo una mayor caída, donde descendió en 7 puntos porcentuales, en tanto que la disminución en el caso de las mujeres fue de 4 puntos.

En relación al sector socioeconómico, la mayor caída fue en el nivel alto, donde la victimización cayó en 11 puntos, versus el sector medio, que registró una caída de 5 puntos. En el nivel socioeconómico bajo, la victimización aumentó dos puntos.

También podría interesarte –“La fiebre de la delincuencia: Las políticas públicas basadas en la percepción que agravan el problema”

Respecto al índice de temor, se concluyó que el 13,8% de las personas tenía un nivel alto de temor en 2014, mientras que este año el porcentaje es de 21,1%.

El sector socioeconómico bajo fue donde más creció el temor (11 puntos) seguido por el nivel socioeconómico alto (7 puntos) y el sector medio (5 puntos).

Pero más allá de todos estos números, que muestran un fenómeno extraño en el que baja el número de delitos pero aumenta el sentimiento de inseguridad, cabe preguntarse: ¿cuál es el rol de los medios de comunicación en todo esto? 

Hace dos días, en el noticiero de CNN, realizaron una autocrítica por el aumento de la sensación de inseguridad: “El miedo da rating, pero también da votos”, comentaron Daniel Matamala y Mónica Rincón.

Constantemente se puede ver que las historias sobre delincuencia en los medios son sin crítica ni análisis. Por ejemplo, casos como “las arañitas” y “el cisarro”, este último lleva más de siete años como símbolo de la delincuencia juvenil para la prensa sensacionalista, que jamás ha realizado una crítica a la política del estado con el Sename, o a la política penitenciaria y la desigualdad. 

Y no sólo eso. También cómo se instala el debate sobre rebajar la Ley Penal Adolescente, que impulsan la centro derecha y los sectores conservadores que creen que la delincuencia se trata con más cárcel y no con políticas públicas que rehabiliten y reinserten.