Este sábado se realizará el consejo general de Renovación Nacional (RN) en el Congreso Nacional de Santiago. En el encuentro, se planea elegir a los miembros del tribunal supremo y definir la estrategia para las elecciones municipales de 2016.

Pero la principal sorpresa, es la reaparición del ex senador Carlos Larraín. Su asistencia significa una reaparición pública luego de que en junio de 2014 terminó su mandato como presidente del partido, tras ocho años en el cargo.

El consejo general también está marcado por el brote de precandidatos presidenciales al interior de RN. Hasta ahora, la colectividad tiene tres senadores que han hecho público su interés por ser candidatos: Manuel José Ossandón, Alberto Espina y Francisco Chahuán.

Otro que también asoma como presidenciable es el también senador, Andrés Allamad. Sin embargo, él ha dicho que si el ex Presidente Sebastián Piñera decide competir, declinará su opción para evitar una disputa. Eso sí, Allamand se ausentará del consejo general, pues mañana viajará a Buenos Aires para observar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales argentinas, que se realizará el domingo.

Según informa La Tercera, además de la presencia de los tres precandidatos de RN, el partido también extendió una invitación a Piñera, quien era miembro de esa colectividad hasta antes de asumir como jefe de Estado, momento en el cual -según ordenan los estatutos del partido- renunció a su militancia, la cual no ha vuelto a retomar tras dejar La Moneda.

Pero, el ex mandatario no ha confirmado su presencia. De hecho, en RN creen que es “poco probable” que vaya, esto considerando que ha preferido no asistir a las actividades políticas a las cuales ha sido invitado por los partidos.

Lo cierto es que con la presencia de los tres precandidatos, Chahuán, Espina y Ossandón, se espera que el tema presidencial será uno de los principales tópicos a tocar. Incluso, se especula que grupos de militantes pretendan proclamar informalmente a alguno de los senadores. 

Ante esto, desde la directiva decidieron poner un límite de tres minutos por cada intervención, para así evitar que algunos dirigentes se extiendan mucho en sus discursos.

Y ahí es donde la figura de Carlos Larraín nuevamente resalta. Al interior de la colectividad creen que él será uno de los que pida la palabra, considerando que siempre ha tenido buenos comentarios para una posible postulación de Ossandón, sumado a que en la administración Piñera fue crítico de su gestión.