La Delegación de la Unión Europea en Chile y ONU Mujeres, realizó el 17 de noviembre de 2015 un flashmob en el centro de Santiago. Éste fue concebido como una acción de intervención y sensibilización urbana, respecto a la violencia de género, presente en todos los estratos de la sociedad.

En la explanada ubicada al frente de la Catedral de Santiago, lugar en el que diariamente al mediodía transitan miles de personas, se vieron a mujeres jóvenes, adultas, oficinistas, adultas mayor y niñas, todas ellas con evidentes rasgos de violencia en sus cuerpos (maquilladas). Tras observar las reacciones de los transeúntes, en un momento el grupo cayó al suelo formando la palabra NO +.

Esta actividad contó con la participación de mujeres comprometidas con la causa a través de diversas organizaciones contra la violencia de género y fueron captadas por un equipo móvil de 5 cámaras, y un equipo completo de Drones instalados para la ocasión.

Esta iniciativa fue realizada el martes 17 de noviembre, de tal manera de que hoy -miércoles 25 de noviembre –Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer- el video editado de esta acción está siendo viralizado a través de las redes sociales.

Datos en Chile

El Estado de Chile ha suscrito una multiplicidad de tratados internacionales en materia de derechos humanos, entre ellos la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención Belem do Pará (del sistema interamericano de derechos humanos) que resguardan en particular los Derechos Humanos de las mujeres. Estos tratados internacionales junto a otras instancias internacionales consideran la violencia contra las mujeres como una violación a los Derechos Humanos.

A pesar de las iniciativas que Chile ha desarrollado en los últimos 20 años, para atacar los asuntos de violencia contra la mujer, la prevalencia del fenómeno es aún alarmante para la comunidad internacional. Una de cada tres mujeres reporta sufrir algún tipo de violencia de sus parejas, sólo un 30 % de los casos denuncia y menos del 10 % resulta en sanciones legales.

A la fecha 51 mujeres han sido asesinadas por razones de género. El año 2014, se cometieron 56 femicidios. De acuerdo al estudio “Violencia extrema hacia las Mujeres en Chile (2010-2012), de la Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual” se estima que:

–      El 50% mujeres asesinadas tenían medida de protección.

–      El 77% de los niños y niñas asesinadas por el padre o padrastro, se debió a un conflicto conyugal (50% de los femicidas declaró que es para vengarse de la madre).

–       Un 16% de las mujeres que se suicidan, habían iniciado un juicio por violencia contra su pareja).

–       Una mujer puede ser asesinada entre la primera semana y los 3 meses posteriores a la denuncia por maltrato.

–       Por cada femicidio existiría el doble de femicidios frustrados.

Unión Europea

La Unión Europea  ha puesto en el centro de sus relaciones exteriores los Derechos  Humanos  y entre ellos, los derechos de las mujeres. A contar del año 2000, la UE ha asumido  firmemente  un mandato en pro de la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres como un factor crucial para alcanzar las metas del Milenio 2015 establecidas por Naciones Unidas así como para promover una sociedad libre de violencia contra las mujeres.

La UE reconoce la violencia de género como una brutal forma de discriminación y de violación de los derechos fundamentales de la víctima; considera que es a la vez causa y consecuencia de las inequidades entre hombres y mujeres. Una de cada tres mujeres europeas ha sufrido algún tipo de violencia a contar de los 15 años.

Las políticas de la UE protegen a mujeres y niños de la violencia de género a través de la legislación y con medidas prácticas a favor de los derechos de las víctimas. Asimismo se co-financian campañas junto a gobiernos y se apoya la acción de organizaciones no gubernamentales en este campo.

Asimismo, en el marco de las relaciones UE- CELAC se han suscrito compromisos de diálogo, en especial con las organizaciones feministas y de mujeres de ambos territorios. El principal objetivo de este diálogo es priorizar el tema de género en la relación birregional, subrayando la voluntad política en ambas regiones para garantizar la igualdad de género y la protección, ejercicio y promoción de los derechos de las mujeres, incluyendo en su inciso ii) la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas, incluida  la violencia sexual.