En el Cementerio de Isla de Maipo, el Servicio Médico Legal comenzó hoy el proceso de restitución de los últimos restos óseos que fueron re-identificados, mediante análisis de ADN, correspondiente a 13 de las 15 víctimas asociadas al caso Lonquén.

A partir de las 10:30 horas, un equipo de la Unidad Especial de Identificación Forense en conjunto con el jefe de Gabinete del SML, José Valencia Castañeda, se reunió con las familias de Enrique René Astudillo Álvarez; Omar Enrique y Ramón Osvaldo Astudillo Rojas, y la de los hermanos José Manuel, Rodolfo Antonio, Segundo Armando y Sergio Miguel Maureira Muñoz, para hacer esta entrega.

Al respecto, José Valencia señaló que “este hecho es muy significativo para el Servicio Médico Legal, ya que Lonquén no sólo destapó la violencia de la dictadura cívico militar, echando por tierra las versiones que negaban la práctica institucionalizada de hacer desaparecer personas. Hoy pericialmente se cierra un caso emblemático que golpeó y golpea fuertemente a una comunidad, con la satisfacción de haber logrado la plena identificación de todas las víctimas, gracias al trabajo del equipo multidisciplinario del SML y de los análisis genéticos realizados en laboratorios extranjeros. Es bueno saber que la ciencia forense puede aportar a que este tipo de hechos cobardes no vuelvan ocurrir en el país”.

Para mañana sábado 28, se programaron las restituciones de Miguel Ángel Arturo Brant Bustamante; Iván Gerardo Ordoñez Lama; José Manuel Herrera Villegas y los hermanos Óscar Nibaldo, Nelson y Carlos Segundo Hernández Flores.

La entrega de Manuel Jesús Navarro Salinas, última víctima asociada al caso e identificada en octubre de este año, no ha sido definida aún por la familia, estando el Servicio Médico Legal a disposición de la fecha que ellos determinen.