El premio Nobel de economía en 2011, Joseph Stiglitz, se fue en picada contra el Acuerdo Transpacífico (TPP) y advirtió que generará serios problemas para nuestro país en áreas como la financiera y la salud.

En entrevista con El Mercurio, “Chile no está ganando nada con el TPP que no tenga con el TLC de EEUU, y su aprobación sólo empeorará las cosas”, aseguró el profesor de la Universidad de Columbia sobre el proyecto entre doce economías que el Gobierno de Chile terminó de negociar en octubre y que ahora es analizado por el Congreso.

Dice que si Chile, por ejemplo, pretende evitar la transacción de instrumentos financieros como algunos derivados o CDS –que él menciona como parte del origen de la crisis financiera de EE.UU. –, las corporaciones que consideren dañada su inversión podrán demandar al país con amplias probabilidades de ganar, pues el tratado promueve el arbitraje internacional por sobre las cortes de justicia locales, el que a su juicio, es “controlado por las grandes corporaciones”. En estos casos, “cuando se trata de un gobierno pequeño como el de Chile, Chile siempre pierde”, sostiene quien también fue presidente del consejo de asesores económicos de Bill Clinton y economista jefe del Banco Mundial.

Además Stiglitz agrega que el acuerdo “cambia el balance y aumenta el poder de las grandes farmacéuticas frente a los medicamentos genéricos”, y que, a diferencia de lo que afirman sus promotores, “no hay evidencia real de que apoyará el crecimiento económico”. 

En ese sentido, remarcó que “cualquiera que esté preocupado por el balance entre las corporaciones y el resto de la economía, tiene que estar en contra” del TPP. “No entiendo por qué su presidenta lo está apoyando”, subraya.

Hace algunos días la Presidenta Michelle Bachelet dijo que “estamos muy felices “ de ser parte del TPP y lo defenderá en todas partes. Consultado sobre estos dichos y el análisis que él hace, Stiglitz explico lo siguiente:

“No tiene sentido. Hay una tendencia en los presidentes, particularmente cuando hay restricciones presupuestarias, o un contexto en donde es muy difícil para ellos pasar legislaciones, de creer que han logrado algo cuando ellos tienen un acuerdo comercial, aún cuando sea un mal acuerdo. Básicamente, Chile, dado el libre acceso que ya tiene a EE.UU., ha cubierto la parte más importante del mercado, y la posibilidad ahora de que tengan acuerdos con Vietnam, o Malasia, no abre oportunidades muy significativas. Por lo tanto ustedes tienen que evaluar el costo/beneficio, y si yo fuera Chile, estaría muy preocupado, particularmente en el área de los medicamentos y financiera, donde ustedes perderán. Una de las razones por las cuales ella podría haber sentido que podía apoyar el tratado, fue porque hubo algunas concesiones que fueron hechas para Chile”, concluyó.