Hace unos días el músico Mauricio Redolés, vecino del barrio Yungay, publicó una columna en la que muestra su preocupación por el estado del vecindario. Algo huele mal en el barrio Yungay o tu suciedad en mi ciudad, se llama el artículo donde Redolés increpa a quienes, a propósito de las actividades en la Plaza Yungay, “vienen a este bello y frágil barrio a emborracharse, orinar, defecar, vomitar y suscitar peleas en las puertas de nuestras casas”.

Una de las mayores inquietudes de artista es la posible “complacencia de la Intendencia Metropolitana y de la Municipalidad de Santiago con estos hechos”.

Si esto sigue así, los vecinos emigrarán y quedará el terreno libre para las constructoras e inmobiliarias”, señala en el texto.

Dato no menos curioso es que algunas edificaciones del barrio que sufrieron fisuras o daños tras el pasado terremoto de septiembre, han sido derrumbadas definitivamente y reemplazadas por enormes edificios que malogran la estética del barrio.

IMG_4941

IMG_4915

IMG_4897

IMG_4892

IMG_4867

IMG_4876

 

 

IMG_4887

_MG_4935

 

 

_MG_4924

_MG_4919

_MG_4904

_MG_4908

_MG_4911