Sólo un cubo de roca molida, reduciendo su granulometría a décimas de milímetros, puede contaminar hasta 250 mil hectáreas por vía aérea, porque se une a partículas que el viento transporta y que vuelven a caer al suelo, siendo absorbidas por la tierra hasta llegar a las napas subterráneas que van a dar a los acuíferos que abastecen de agua potable a Santiago.

Alto Maipo extraerá y triturará 2,7 millones de metros cúbicos de roca desde el túnel, no impermeabilizado, de 67 kilómetros de largo, por el cual trasladará las aguas montaña abajo, contaminando agua, aire y tierra en una superficie equivalente a las regiones Sexta y Metropolitana, según cálculos del Colegio Médico de Chile.

El científico Andréi Tchernitchin, Presidente de la Comisión de Medioambiente de dicho gremio, indicó que “la mortalidad por cáncer de vejiga en Santiago Sur es de un 11,4 por cada cien mil habitantes al año, Santiago Occidente 0,7, Santiago Centro 1,8 y Santiago Oriente 3,7 , incremento que se debe al arsénico. Los estudios indican que en Antofagasta, ciudad que por muchos años presentó agua potable con altas concentraciones de dicho elemento, la mortalidad por cáncer es de 10,6 por cada cien mil habitantes al año, potencial daño para la Capital de Chile”.

A pesar de las denuncias en tal sentido, no existe interés del gobierno ni de los organismos del estado para evitar el anunciado daño a la salud. “Esto demuestra que el tráfico de influencia, el poder del dinero y la política, y la codicia, está por sobre la calidad de vida de los chilenos”, indicó Marcela Mella, vocera de la Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo. La dirigente agregó que “en los próximos años seremos testigos del aumento del cáncer en los santiaguinos, así como también del incremento de los nacimientos de niños con mutaciones producto de la ingesta de arsénico y de los restantes metales pesados que nos dejará como regalo Alto Maipo”.

Por su parte, la Superintendencia del Medio Ambiente envió un comunicado en julio de este año a la Cámara de Diputados respecto a la implementación de medidas de fiscalización, prevención y existencia de planes de emergencia del Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo, el cual concluye indicando que “los antecedentes poseen el carácter de reservados debido a que aún están en desarrollo dichas fiscalizaciones”
Finalmente, Marcela Mella hizo presente la conducta de Alto Maipo, cuyo 40 por ciento pertenece a Luksic, de atropellar los derechos humanos de los habitantes del Cajón en forma constante, mencionando entre las numerosas situaciones, las tronaduras que efectúa durante las 24 horas y que tienen a los vecinos con insomnio, irritabilidad, angustia y baja de rendimiento escolar en el caso de los niños. “Para lavar su imagen por todo este daño y por el caso Caval, Luksic hizo una millonaria donación en la Teletón, cuyo 65 por ciento finalmente lo pagamos todos los chilenos porque tiene franquicia tributaria. Mientras tanto, destruye el Cajón del Maipo, contaminará agua, aire y tierras con arsénico y metales pesados y se llevará la producción de energía a Pelambres; minera de su propiedad que tiene en riesgo a la comunidad de Caimanes”, dijo la vocera, quien concluyó invitando a participar en la Tercera Gran Marcha Nacional por la defensa del Agua de Santiago, la cual se realizará este sábado 5 de diciembre, a las 11 horas en la Plaza Italia.