Luego de recibir diversas acusaciones y a un mes de que fuera pasado a retiro, el general Héctor Ureta, comandante de la División de Mantenimiento del Ejército, irrumpió con un mail masivo a nivel interno, que el periodista Mauricio Weibel detalló en The Clinic.

De las más de 1.200 facturas falsas, actualmente en investigación por parte de la Fiscalía (Militar), no existe ninguna de ellas que haya sido tramitada para pago por los diferentes organismos y jefaturas de la División de Mantenimiento”, dijo Ureta en el mail defendiendo a su unidad, luego de haber sido acusado por el coronel Clovis Montero, principal imputado y detenido tras el millonario robo al fondo reservado del cobre, de participar en el fraude.

Luego disparó contra la unidad a cargo de tramitar los pagos con fondos de la Ley Reservada del Cobre: “existía una red de personas que desde diferentes lugares entregaban facturas (ideológicamente falsas) al personal del Comando de Apoyo a la Fuerza (CAF)”.

“¿Quiénes debían llevar el control de estos cobros en el CAF? ¿Quiénes debían llevar los saldos de los decretos de la demanda estratégica en el CAF? ¿Quiénes debían llevar los consolidados (balances generales) que permitieran saber que año a año faltaban fondos?”, dijo Ureta en su mail, y luego agregó: “Las facturas ideológicamente falsas aparecían en el CAF, sin tener un oficio conductor de alguna unidad, por tanto era muy fácil advertir que no eran imputables a alguna unidad”.

El general desmintió la versión que venía siendo esgrimida por el Ejército y el ministro de Defensa, José Antonio Gómez, de que el escándalo se había destapado por controles regulares de la institución: “Otro aspecto que deseo dejar claro es que estos hechos fueron descubiertos de una manera totalmente fortuita, totalmente por casualidad, mientras se realizaba un trabajo sobre las actas de recepción de los documentos contables y no por un control”.

Además, señaló que el Ejército publicaba los reportajes de Weibel sobre el Milicogate “sesgadamente” a la interna, los cuales lo perjudicaban.

Lo omitido: la encarcelación de sus colegas Millaray Simunovic y Claudio González Palominos

 

Uno de los puntos que no fue abordado en el mail es el de la captura y encarcelamiento de dos de sus colaboradores en la División de Mantenimiento: Claudio González Palominos y su secretaria, la sargento Millaray Simunovic.

Según consigna otro reportaje de The Clinic, el coronel de Inteligencia Miguel Cantallops ya había realizado una investigación en 2011 en la que señalaba que “González y la sargento Simunovic no debieran contar con la confianza del mando”, sugiriendo que salieran de la División de Mantenimiento para evitar que tuvieran acceso a “documentación contable valiosa”.

Ureta habría desestimado esta investigación e incluso mantuvo a la sargento como su inamovible secretaria hasta su detención.

De esto no habla en su mail.

El Ejército confirma el mail


Por primera vez, los militares respondieron a The Clinic, admitiendo la circulación del mail:

“Efectivamente se trata de una carta enviada por el general de Brigada Héctor Ureta, usando un medio interno de mensajería a destinatarios específicos, donde el mencionado oficial da a conocer opiniones y emite juicios personales sobre el caso tipificado como ‘defraudación fiscal y falsedad de documentación’ el que actualmente está entregado al ministro en visita, señor Omar Astudillo”.

Sin embargo, el Ejército no emitió comentarios sobre el mail. “Sobre las opiniones personales emitidas por el general Ureta, la institución no emite comentarios. No obstante, el Ejército reitera su más absoluto compromiso por cooperar en todo lo que el ministro determine de manera de esclarecer lo antes posible los ilícitos que se investigan”.

Hoy a las 22:30 horas Informe Especial transmitirá un reportaje del caso.