Hace más de una semana que comenzó en París, Francia, la Cumbre del Cambio Climático (Cop21). Una cita en la que se reúnen cerca de 150 mandatarios de todo el mundo y que pretende acercar los compromisos que ya han hecho 183 países para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

En entrevista para elDesconcierto.cl y desde el epicentro de las históricas negociaciones, Javiera Espinoza Valencia, geógrafa, encargada del Programa de Cambio Climático de Fundación Terram de Chile y Coordinadora de la Mesa Ciudadana de Cambio Climático, reveló los detalles de lo que hasta ahora se ha negociado en la COP21.

-¿Van a existir acuerdos con reales impactos?

-Toda esta semana y media de trabajo, como no hay mucha convergencia en el documento, se trabajó en grupos para definir temas más específicos de abordar. Por ejemplo si es 1,5 ó 2 grados celcius, sobre la transferencia de tecnología, sobre adaptación, sobre pérdidas y daños, sobre el concepto de derechos humanos que podría traer el documento.

-En ese sentido, ¿se han producido consensos? 

-Hubo grupos de trabajo en reuniones bilaterales de los países. Entonces, en ese contexto, recién a las 15 horas de ayer se liberó un documento borrador, pero aún no hay texto porque los negociadores se quedaron en negociaciones bilaterales. Para la tarde de hoy se espera que comiencen las negociaciones. Se parte todo de nuevo, por así decirlo.

-¿Crees que se llegará a un acuerdo global? 

-Todo el proceso que viene ahora es de negociación y por ende, si bien se busca un acuerdo global, nada se va a tener concreto hasta el día viernes en la noche, sábado o domingo, cuando esto de verdad se de por finalizado. Al minuto, obviamente las metas de este documento es que sea un acuerdo global, que sea vinculante, que jurídicamente tenga un contexto en cada país y que esto pueda ser aplicable, no sólo una declaración de intensiones. Pero el punto está en que así como estamos vamos bien, el problema es que es un documento, así como cualquier otro tratado, que está en corchetes, no hay nada concreto, no hay ningún artículo definido, no hay nada seguro, entonces, está todo en veremos. Las negociaciones avanzan y avanzan, pero no se ha cerrado ningún artículo aún.

-Entonces, tus expectativas son positivas…

-Claro, se llegan a algunos acuerdos que pueden tener un impacto positivo en algún sentido global, como para reducir las emisiones un poco o que el mismo documento tenga conceptos nuevos, que se destaquen los derechos humanos, las pérdidas y daños, que los países desarrollados apoyen de manera mucho más fuerte a los países en desarrollo. Pero todo hoy está en veremos.

-¿Existe una posición unida de Latinoamérica frente al calentamiento global? 

-Hay grupos de países afines que se organizan y que en este proceso de negociaciones de Naciones Unidas, obviamente entregan propuestas en colectivo. En ese sentido, se pueden destacar los países ALBA, los países AILAC, dentro del cual está Chile, ahí claramente en esos grupos de trabajo puedes encontrar una visión común. Pero así como que toda América Latina esté unida, sí claro, hay algunos temas, pero por ejemplo, hace dos días atrás sabíamos que Bolivia no quería incluir en el texto el concepto de derechos humanos. Entonces tú te preguntas, bueno, ¿somos tan unidos en conceptos básicos como derechos humanos? Y te das cuenta que no existe una posición concreta.

-Al menos hay una visión común… 

-La verdad es que dentro de América Latina existen grupos a fines que negocian en bloque y así pueden avanzar las negociaciones, dado que si trabajas en conjunto tienen mucha más fuerza que si negocias país por país. Sobre todo América Latina, que emite súper poco en relación al nivel mundial.