A las 11 de la mañana de este sábado se dio comienzo a la segunda marcha nacional por el derecho a la vivienda. En Santiago el punto de partida de la manifestación fue en la esquina de Cumming con Alameda, pero también se desarrolló en otras ciudades como Copiapó.

El principal convocante fue el grupo de pobladores y allegados Ukamau, que se ha dedicado desde 1987 a buscar soluciones habitacionales. Hoy tiene presencia en varias comunas a lo largo del país y su primer gran logro es el proyecto habitacional que están desarrollando en Estación Central encabezado por el arquitecto Cristián Castillo, hijo del célebre ex intendente de Santiago Fernando Castillo Velasco.

“Sin un lugar asegurado donde nacer, formarnos y crear lazos en comunidad, es imposible levantar una sociedad diferente, que sea justa y equitativa en donde la participación de sus pobladores sea la determinante para definir nuestro futuro. En donde otros derechos fundamentales como por ejemplo la educación, la salud y el arte sean las que entornen en armonía la determinación de las comunidades”, indica el documento con que Ukamau llamó a marchar.

Los pobladores exigen el reconocimiento constitucional del derecho a una vivienda digna y que se termine con la privatización de la vivienda social, que hoy está en manos de constructoras privadas y no del Estado lo que, según Ukamau, en general supone viviendas de baja calidad y ubicadas en la marginalidad de la ciudad, lejos de los barrios donde los allegados y pobladores viven antes de tener una casa propia.

“Sin un lugar asegurado donde nacer, formarnos y crear lazos en comunidad, es imposible levantar una sociedad diferente, que sea justa y equitativa en donde la participación de sus pobladores sea la determinante para definir nuestro futuro. En donde otros derechos fundamentales como por ejemplo la educación, la salud y el arte sean las que entornen en armonía la determinación de las comunidades”, indica el documento con que Ukamau llamó a marchar.

Para cambiar el sistema actual buscan que exista una Ley General de Vivienda, un Programa de Emergencia de construcción de Viviendas Sociales y una Empresa Estatal Productora de Materiales de Construcción. Además demandan que se rebajen las tasas de interés de los créditos hipotecarios, que se eliminen cláusulas “abusivas” en contratos con bancos, que se postergue el pago de dividendos cuando hay cesantía y la posibilidad de condonación de deudas en ciertas circunstancias.