Hasta que apareció. Marco Enríquez-Ominami llegó poco antes de las 8:00 horas a la Fiscalía Nacional para prestar su declaración ante los fiscales Carmen Segura y Emiliano Arias, en calidad de imputado por delitos tributarios por el caso Soquimich (SQM).

Al arribar, fue custodiado por seguidores quienes, con banderas con el rostro del excontendiente por La Moneda y una leyenda por la Asamblea Constituyente, trataron de cubrirlo de las preguntas de la prensa.

La investigación busca acreditar la responsabilidad que tiene el excandidato presidencial, luego de que se descubriera que su exasesor de campaña, Cristián Warner, emitiera boletas ideológicamente falsas por $362 millones a la filial de SQM, Salar.

Al término de su declaración y en medio de aplausos de adherentes, Enríquez-Ominami dijo, “confirmo y reafirmo que he actuado de acuerdo a la ley, de manera legal”.

ME-O pidió a los persecutores del caso que su declaración sea pública y que se hagan públicos “un conjunto de documentos que creo importantes para la investigación”.

En tanto, el líder del PRO, emplazó al ex Presidente Sebastián Piñera a debatir “sobre los temas que le importan al país”. Esto, luego de una serie de declaraciones cruzadas entre ambos invitándose a debatir incluso en el extranjero.

“Quiero decir a Sebastián Piñera que hay que debatir sobre los temas que le importan al país. Me desafiaste, te desafié, te estoy esperando. Yo espero que tengamos ese debate sobre los temas que le importan al país”, expresó ME-O.

Previamente, tanto en octubre como en noviembre, Enríquez-Ominami postergó sus citaciones a la fiscalía, debido a que se encontraba fuera de Chile, como Argentina, Francia, Cuba, entre otros. Desde el exterior, mostró su disposición para colaborar con la justicia y su tranquilidad en que no había irregularidades, como confesó en una entrevista con diario El País.