El último debate presidencial republicano del año estuvo marcado por la rivalidad patente entre Marco Rubio y Ted Cruz. Los temas que dominaron fueron la seguridad nacional y el terrorismo a partir de los ataques terrorista en París y San Bernardino, California.

Según informa CNN en Español, Donald Trump, quien ha impulsado una intensa polémica al proponer prohibir la entrada a los musulmanes a EE.UU., se mantuvo en un tono inusualmente conciliador al reafirmar su compromiso con el Partido Republicano, poniendo fin a los rumores de una posible candidatura independiente y aguantando los golpes de un resurgido Cruz.

A Jeb Bush se le notó en el escenario que era el más enérgico en querer “golpear” a Trump. Bush, con sus números a la baja en las encuestas, se le vio más eficaz que en los debates previos. Ambos precandidatos tuvieron duros intercambios verbales sobre el plan de la prohibición a los musulmanes de Trump, así como la reciente promesa del magnate de perseguir a los familiares de los terroristas de ISIS.

Esto último, dijo Bush, es “un ejemplo más de la falta de seriedad (de Trump)”.

Trump, visiblemente molesto, dijo: “Dame un respiro”. Él hizo su ataque habitual al ex gobernador: simplemente es demasiado agradable.

“Creo que Jeb es una persona muy agradable, muy buena persona”, dijo Trump. “Pero necesitamos tenacidad”.

Cuando Bush intervino, Trump se burló: “Está tratando de construir su energía, pero no está funcionando”.

Bush replicó: “Donald, no vas a ser capaz llegar a la presidencia por medio de insultos”.

Rubio y Cruz buscan posicionarse el rival de Trump

En marcado contraste con la abierta hostilidad personal entre Trump y Bush, Rubio y Cruz chocaron sobre políticas como la seguridad nacional y la inmigración.

Ambos senadores han tratado de apoderarse del segundo lugar en las encuestas después de Trump.

Los dos senadores se lanzaron ataques sobre temas que incluyen el programa de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional, la reforma inmigratoria y la forma en que Estados Unidos debe responder a los dictadores en Medio Oriente. Rubio criticó Cruz por votar a favor de la Ley de la Libertad de EE.UU., que hace más difícil para el gobierno acceder a ciertos tipos de información acerca de los registros telefónicos de los ciudadanos.

Trump favorito a nivel nacional

Trump sigue siendo el favorito a nivel nacional del Partido Republicano. Una encuesta de la Universidad de Monmouth del lunes le dio un apoyo del 41% –la primera vez que supera el umbral del 40% en una encuesta nacional-. Una encuesta de The Washington Post y ABC News después de la propuesta de Trump sobre la prohibición musulmana le dio un apoyo para Trump del 38% de los republicanos y los independientes de tendencia republicana, seis puntos porcentuales más desde su encuesta de noviembre.

Trump, sin embargo, se enfrenta a una amenaza real de Cruz en Iowa. Encuestas recientes mostraron que el senador está muy cerca de Trump, casi “pisando los talones”, en ese estado.