Primera vez que el escándalo lo toca directamente. Con la rectificación de casi $750 millones por parte del Grupo Said ante el Servicio de Impuestos Internos, publicada por Ciper, el lobbista y dueño de Imaginacción Enrique Correa, entró como protagonista al tema de financiamiento irregular de la política.

Según la rectificación el ex ministro, que venía desde principios de este año con una estrategia discursiva que postulaba que el financiamiento irregular de la política no es corrupción, recibió $15 millones a través de una boleta directa por parte de Inversiones Caburga, perteneciente al Grupo Said, en 2013.

Esta rectificación se da en el marco del llamado que estableció el Servicio de Impuestos Internos a las grandes empresas a rectificar sus declaraciones y pagar los impuestos correspondientes.

Respecto a la boleta rectificada por el Grupo Said que involucra a Correa, el analista político Camilo Feres señaló a El Mostrador que “es personal, no de Imaginacción. O sea, tal como muchos buscan ayuda en él para que hable por ellos, ahora él necesita alguien que hable en su nombre. Y esa línea es para mí lo más significativo, porque lo tangibiliza, lo deja al alcance del fenómeno platas políticas”

Feres también lamentó que la entrevista de Correa a La Tercera no fuera el día de hoy y que, al no ser el lobbista candidato, se presume que el dinero iba para otro de sus clientes.

La respuesta a Ciper por parte de Imaginacción- empresa de lobby que ha asesorado a SQM y a Penta- se dio a través del gerente de Asuntos Públicos, Moisés Valenzuela. “Es de público conocimiento que tanto Enrique Correa como sus empresas asesoran y han asesorado al Grupo Said en su conjunto durante muchos años. Nuestra relación comercial con ellos es abundante y permanente. Y si ellos rectificaron, ellos deberán explicarlo. El punto es que nosotros les prestamos servicios y por ello recibimos un pago”, dijo, pero luego agregó que “hoy en día la empresa Inversiones Caburga no es cliente nuestro”.