Adriana Pohorecky, mamá de Recaredo Valenzuela, uno de los 12 combatientes del FPMR asesinados en junio de 1987 en la llamada Operación Albania, presentó una denuncia contra el Ejército luego de que se conociera que un ex agente de la CNI recibió beneficios del fraude a la Ley de reserva del cobre.

La denuncia fue presentada ante el ministro en visita Omar Astudillo, quien se hará cargo de la causa que implica al ex agente y militar en retiro Emilio Neira Donoso, vinculado a la millonaria defraudación del Ejército por más de 3 mil millones de pesos, según consignó Cooperativa.

El procesado coronel Clovis Montero aseguró que parte de los dineros robados se utilizaron para comprarle un departamento Neira, ex agente que actualmente cumple condena en el penal Punta de Peuco por su participación en la Operación Albania.

“Para mí es profundamente doloroso y simplemente intolerable que se premie a quien asesinó a mi hijo por las razones que fueren, pero no puedo admitirlo, repugna a la conciencia y a la sana razón”, indicó la madre joven asesinado.

Según el abogado patrocinante, Cristián Cruz, la compra del departamento al ex CNI sería una forma de asegurar el silencio del ex agente de la dictadura una vez que saliera de prisión.

“Ciertamente que la única lectura posible es que a este ex CNI se le está premiando, pero también se le está pagando por su silencio y esto nos lleva al paralelo del caso Carmen Gloria (Quintana), donde muchos de los ex conscriptos que participaron del hecho fueron recontratados por el Ejército y parte de esa contratación era su silencio”, afirmó el abogado.

“Este oficial del Ejército, ex CNI, ha recibido este beneficio para que guarde silencio del resto de los responsables y partícipes en los crímenes cometidos en la operación Albania y ciertamente en otros casos de violaciones a los derechos humanos”, afirmó.