El ministro de Defensa, José Antonio Gómez informó que se realizarán puentes aéreos a Isla de Pascua y la región de Aysén, “a fin de priorizar el envío de alimentos y pertrechos para los chilenos, además de atender las situaciones complejas”.

El titular de Defensa mostró su descontento con el paro de los funcionarios de la DGAC señalando, “creo que las cosas tienen un límite. No pueden los funcionarios tenernos coaptado y cerrado el aeropuerto de Isla de Pascua. Aquí estamos hablando de niños, de personas enfermas que no tienen absolutamente nada que ver con el problema que los funcionarios están planteando”.

Uno de los problemas de quienes aún están en Isla de Pascua es el costeo de los días de estadía y la pérdida de las conexiones con sus destinos.

Así lo explica el turista Carlos Mendías, quien señaló a Radio Cooperativa, “estuvimos con gente joven y de otros países que lo único que quieren es volver a sus casas a pasar las fiestas de Navidad, tenían conexiones aéreas y las han perdido todas”.

Y agregó que “estamos secuestrados porque acá en la isla no hay ninguna otra conectividad que no sea el avión”.

Jael Solis, pasajera que espera avión desde el jueves con destino a Balmaceda, señaló que “nadie se hace responsable, te tienen peloteando de aquí para allá. Como cliente te mandan al call center, y del call center al aeropuerto. Estás horas en el aeropuerto y no te dan ninguna solución”.

Agregó que en el mismo aeropuerto “se instauró una lista por parte de la Gobernación de Coyhaique” a cargo de la funcionaria Lucrecia Catalán, pero se la cual “estar inscrito en la lista no significa que vayas a viajar”.