Hoy el presidente de la Sofofa, Hermann von Mülenbrock, cuestionó las indicaciones que ingresó el Gobierno sobre la reforma laboral. Dijo que el proyecto “sigue igual” y que las “pataletas” de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), sólo son “una manera de presionar a la Presidenta”.

“La CUT, por un tema de táctica, reclama. A estas alturas, los llanteríos de la CUT son pura estrategia. En la última reunión que tuvimos con la Presidenta Bachelet, lo que más le hicimos ver es que no se podía paralizar una empresa cuando solo el 10 por ciento de los trabajadores está en paro“, dijo en entrevista con El Mercurio.

Además aseguró que en el último encuentro con la Mandataria “nosotros quedamos con la misma sensación: que nuestra argumentación fue comprendida. Pero dicho eso, evidentemente la CUT tiene mucha influencia en el Gobierno, y sus pataletas por las indicaciones es una manera de presionar a la Presidenta”.

En esa línea, reconocío que “veo una presión fuerte de la CUT y del PC”.

Respecto a las indicaciones presentadas por el Gobierno al proyecto, Von Mühlenbrock consideró que la reforma “sigue igual. Un tema grave es que es un gran error que no se haya repuesto el concepto de huelga pacífica. Que algunos argumenten que una huelga es un conflicto es una muestra de la virulencia”.

¿Por qué un conflicto debe ser violento? ¿Qué podemos esperar cuando juegue Colo Colo con la U. de Chile? ¿Qué queda para La Araucanía? Si en definitiva, el propio Estado señala que no se puede plantear como pacífico un conflicto. Son señales terribles”, sentenció.

Y agregó que “lo lamentable es que el concepto de la huelga pacífica venía en el proyecto original, pero el Gobierno no tuvo la fuerza para mantenerlo ni para reponerlo. Este punto, para nosotros es central, y el resto es música”.

Por último, en correspondencia al reemplazo en huelga, acusó al Gobierno que “cuando hay huelga de la DGAC reemplazan los militares. Corten la broma. El Gobierno está haciendo una reforma que ni a ellos mismos les gusta; porque apenas ellos pueden, reemplazan”.

La respuesta de la CUT

Evidentemente, desde la CUT le respondieron a Von Mühlenbrock y el vicepresidente de la multisindical, Nolberto Díaz, dijo que “los dichos de este caballero a mí me parecen un chiste”.

“Aquí quienes han actuado como niñitas, quienes realmente han dado un lloriqueo, han lloriqueado tanto que han contratado propaganda radial, han contratado propaganda en los diarios, aquí ellos han dado, el empresariado ha dado un espectáculo por una reforma moderada“, lanzó.

Díaz agregó que “esta es una reforma lejos, no la esperada por la CUT”.

El debate que ha generado

Para la diputada del PC, Karol Cariola, las modificaciones que se le han introducido al proyecto han quitado elementos básicos para defender los derechos de los trabajadores y su vínculo con los empleadores. Además, aseguró que le preocupan las nuevas posiciones que se han tomado sobre esta reforma en el oficialismo. De hecho, las tildó de “una deslealtad con los trabjadores chilenos y también con el programa ed gobierno que comprometimos. Una deslealtad del gobierno y de aquellos que han hecho presiones internamente para generar modificaciones en función de quedar en mejor chance con los grandes empresarios de este país”. 

Por su parte, el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, cuestionó que “es un gesto hacia los empresarios. Se hizo pensando en ellos (…) Me imagino que las presiones son muy grandes y que a eso obedece este tipo de indicaciones. Esta es una ley que se hizo para beneficio de los trabajadores. No se trata de perjudicar a los empresarios, sino de hacer justicia“.