El pasado 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, en el marco de movilizaciones que se realizaban en el Campus Juan Gómez Millas en contra del Sistema de Fondos de Pensiones (AFP), el estudiante de Pedagogía en Matemáticas y Física en la Universidad de Chile, Esteban Alejandro Bravo Mora (19 años), fue víctima de los disparos de un funcionario de carabineros que apuntó directamente a los manifestantes, siendo alcanzado por doce impactos en distintas partes del cuerpo.

Según el relato del joven, estando en las afueras del Campus vio estacionarse “una camioneta de carabineros, de la cual se baja un carabinero sin casco ni armadura, pero con un rifle en la mano. Mientras se acercaba cargaba el rifle, cuando estuvo a 50 metros de nosotros comenzó a disparar, primero a ciegas dentro  del Campus alrededor de tres veces, y luego tres veces más, como mínimo, en dirección a la puerta sin dejar de acercarse”.

La víctima agregó que mientras “intentaba escapar de la línea de fuego recibí un impacto en la espalda, acto seguido sentí dolores por el resto del cuerpo y algo similar a una descarga eléctrica en el antebrazo derecho” y que “mientras resistía el dolor escuchaba que gritaban `la niña, le dieron en el ojo'”, por lo que existirían más casos de afectados que aún no han sido denunciados.

Esteban Bravo_estudiante baleado (19años)

El joven será acompañado por el reconocido dirigente, Cristián Cuevas, tío de la víctima, quien renunció en agosto pasado a la Agregaduría Laboral de la Embajada de Chile en España, precisamente producto de la violencia ejercida por Carabineros en el marco de movilizaciones de trabajadores del cobre, donde fue asesinado el trabajador contratista Nélson Quichillao López.