Cuando empezó el 2008 la llegada de la Radio Uno fue toda una novedad. Se trataba de la primera señal que le dedicaba la totalidad de la parrilla a música chilena. Un modelo que en otros países ya se había hecho hace años.

En su momento fue toda una victoria para el cancionero local. De hecho, en la escena nacional la mayoría aplaudió la creación de la emisora. Sin embargo, hoy se prepara para vivir un giro en 180 grados. Durante el último tiempo, la estación que ocupa el 97.1 FM decidió dejar su frecuencia para arrendarla a Radio Corporación, que es de carácter evangélico y que transmite en el dial AM.

Así lo confirman desde Ibero Americana Radio Chile, empresa del grupo Prisa y propietaria de Uno, donde aseguran que ya hay un acuerdo y una carta promesa para materializar el traspaso de la frecuencia. Eso sí, el mismo trato establece que la operación está sujeta a restricciones de confidencialidad hasta que los órganos pertinentes revisen y autoricen el negocio -trámite que se lleva a cabo por estos días-, por lo que declinaron entregar más detalles, según informa La Tercera. 

Al interior de la industria estiman que en el primer trimestre del próximo año, Radio Uno dejará de funcionar para dar paso a su similar evangélica. Desde Corporación confirmaron que “hoy se está en un proceso de formalización con Ibero Americana Radio Chile”. 

Con respecto al futuro de Radio Uno, desde la propia Ibero Americana aseguraron que el proyecto no se acaba y que se manejan varias opciones para continuar pero en otro formato. Una de las opciones es que se transforme en una señal digital. 

Pero más allá de estos planes, lo cierto es que el declive se dio justo en el año en que se aprobó la ley del 20% de música local en  radios.

Cabe recordar que ya en junio la estación decidió eliminar toda su programación en vivo, por problemas de financiamiento y, según consignaron desde el propio consorcio, por cambios en su línea editorial. Otro de los análisis que se realizaba al interior de la firma era que la propia ley del 20% había afectado la apuesta de Uno, debido a que ya no representaba una novedad, la audiencia no necesitaba ir hasta el 97.1 para escuchar artistas del país. De esa forma, la señal optó sólo por pasar música y sacó del aire espacios como La picá de Uno o Escudo nacional.

Realidad que también se tradujo en los datos ya que los niveles de audiencia también han mostrado una baja sostenida. Según la encuesta Ipsos, la emisora obtuvo un 3,2% de alcance en el ranking general del cuatrimestre de enero a abril de este año, situándose luego en un 2,4% entre agosto y noviembre de la misma temporada. En los últimos meses se ubicó en el puesto 16 del listado global.