El próximo 4 de enero se realizará la elección del nuevo presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) disputa que encabezarán las listas de Pablo Milad y Arturo Salah.

Salah, ex jugador y director técnico, baraja la idea de sumar al ex jefe de la Fiscalía Nacional, Sabas Chahuán, a la ANFP, institución que ha sido cuestionada tras la salida de Sergio Jadue, vinculado en casos de corrupción y tras declararse culpable ante autoridades estadounidenses por delitos relacionados a crimen organizado y fraude electrónico, esto último por ocultar información sobre sobornos recibidos.

Al presentar su candidatura, Salah explicó que si llegar a asumir la presidencia de la ANFP desarrollara un plan basado en tres ejes principales sobre recuperar la credibilidad en el fútbol chileno, que la ANFP actué con transparencia y en lo netamente deportivo seguir por el camino del triunfo tras la Copa América.

Sobre una eventual llegada de Chahuán a la ANFP desde la lista de Salah, según consignó el diario La Tercera aseguran que “la intención es que no se desgaste tanto en labores ejecutivas y que quien las cumpla esté suficientemente empoderado como para tomar determinaciones”.

“Tener ahí a una persona de la eficiencia que ha demostrado Sabas durante su carrera puede ayudar muchísimo”, añadieron.