La defensa del ex subsecretario Pablo Wagner, liderada por el abogado Gonzalo Medina, en las próximas semanas tomará contacto con los integrantes del equipo de persecutores a cargo del caso Penta.

Según informa La Tercera y de acuerdo a fuentes ligadas a la investigación, existen intenciones preliminares entre ambas partes para explorar la posibilidad de un acuerdo que permita un procedimiento abreviado, es decir, una salida alternativa a un juicio oral.

Cabe recordar que el ex subsecretario de Minería de la administración Piñera, fue formalizado en marzo pasado por delitos tributarios, lavado de activos y cohecho.

Precisamente es sobre este último ilícito que la fiscalía y la defensa tienen distintas interpretaciones sobre los hechos que se han investigado.

La defensa dice que los $42 millones recibidos por Wagner entre 2010 y 2012, desde el grupo Penta, se debió a una indemnización comprometida con el holding. El Ministerio Público, sin embargo, dice que esos pagos constituyen un soborno de parte de los controladores del holding. Este argumento incluye la exposición de un correo en el que Wagner le plantea al ex ministro Laurence Golborne -cuando éste encabezaba la cartera de Minería- que Carlos Lavín pudiera integrar el directorio de Codelco.

Por todo esto, lo más complicado para una futura negociación por un procedimiento abreviado es si el delito de cohecho está considerado o no dentro de los hechos que debe reconocer el imputado. 

Esto porque desde la defensa han transmitido que no aceptarán un procedimiento abreviado si es que se debe admitir cohecho, mientras que desde el Ministerio Público advierten que no habrá ningún ofrecimiento de una salida diferente al juicio oral sin reconocer la existencia de ese delito.

Pero, involucrados en el caso dicen que un escenario posible es que, al igual que lo sucedido con el procedimiento abreviado que hubo en el caso del ex senador Jovino Novoa, el imputado podría terminar por aceptar los hechos, pero no la responsabilidad de lo ocurrido. Es decir, en el caso de Wagner, aceptar que recibió los pagos, pero no que estos fueran para realizar u omitir algún acto inherente a su cargo.

Así las cosas, la defensa de Wagner comenzó por concretar el pago total ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) por el daño causado, debido a la emisión de facturas falsas de su empresa y las boletas de su cuñada Carolina de la Cerda, delitos tributarios que sí está dispuesto a admitir.

Estos pagos fueron tramitados ante la Tesorería hace algunas semanas. Y según explican desde su defensa, se trata de un monto mayor a $70 millones.

“La fiscalía deber tener presente que la situación de perjuicio tributario con el Servicio de Impuestos Internos, respecto de Pablo Wagner, se encuentra totalmente saldada”, aseguró el abogado Medina.

Pese a que el jurista explica que aún no se ha concretado una aproximación concreta de la fiscalía, desde el entorno de Wagner dicen que hace algunos meses, antes de que la causa pasara a manos del fiscal Manuel Guerra, la posibilidad de explorar un procedimiento abreviado se planteó informalmente.