Entre dimes y diretes nos olvidamos de la deuda histórica

Bachelet: “El Estado de Chile tienen una deuda histórica con La Araucanía”, tituló el portal 24 horas. Frase destacada en el contexto del primer viaje oficial de la Mandataria, viaje que causó críticas por parte de los “honorables” políticos de oposición.

“Yo hubiese esperado una visita como corresponde a un Presidente de la República, con seriedad y bien planificado, teniendo en cuenta que la región de La Araucanía esperaba su visita hace mucho tiempo, entendiendo que esta zona ha sufrido bastante y que el Gobierno ha mantenido distancia en muchos de los temas como la violencia e inseguridad que se vive a diario” aseguró Hasbún.

Los diarios electrónicos se encargaron esta jornada de destacar las declaraciones del viaje sigiloso de la presidenta, dimes y diretes, no se profundiza en la materia ¡no interesa!  Entonces, ¿qué pasa con este titular del portal 24 horas? ¿Qué pasó con la deuda histórica… es con el gremio de los camioneros, con el pueblo mapuche, con la pobreza que afecta la zona?

Para la investigación “Cuando al pueblo lo maltratan a diario”, Domingo Namuncura, actual embajador de Chile en Guatemala y primer jefe diplomático mapuche de Chile, señalaba: “Le han llamado sistemáticamente el “conflicto mapuche”, cosa que yo no comparto. El pueblo mapuche no está en un conflicto violento con el Estado, el conflicto lo puso fundamentalmente el Estado desde tiempos antiguos, por lo tanto, tenemos ahí una deuda que no está bien resuelta, pero los medios lo ponen como que los responsables de la violencia son los mapuches, eso implica una criminalización de la causa indígena, entonces son como códigos constantes que ellos están planteando”.[1]

Deuda histórica de larga data, compleja de explicar en pocas palabras, por lo que me quedo con las palabras meses atrás del ex intendente de la Región de la Araucanía, Francisco Huenchumilla: “Lo primero que tiene que hacer el país si quiere solucionar este conflicto es hacer un acto de sinceramiento respecto de lo que es y de la composición de sus habitantes. El acto de ficción que creo el Estado-Nación pensando que única y exclusivamente existían chilenos desconociendo a los pueblos originarios fue un acto propio del siglo 19 que hoy no resiste un análisis serio”. Se debe “aceptar la  interpelación que le hace el pueblo mapuche al Estado en orden a la devolución de las tierras que éste le arrebató en el siglo XIX, proceso conocido eufemísticamente como ‘Pacificación de la Araucanía'”.

“Es fundamental dialogar al pueblo mapuche, escucharlos. Significa dialogar desde lo que ellos entienden por dialogar. El mundo mapuche no dialoga como lo hacemos los huincas. Si vamos a dialogar con ellos como nosotros entendemos que es dialogar no va a resultar” (sic), señalaba el obispo de Temuco Héctor Vargas (Radio Cooperativa, 2014), quien justamente fue uno de los que acompañó a la mandataria en el polémico viaje.

Así como los niños en los colegios aprenden sobre la Guerra del Pacífico, los Gobiernos Radicales, la Revolución de 1891 y la dictadura de Augusto Pinochet, también es fundamental que conozcan la historia del pueblo mapuche en su totalidad, considerando además aspectos como la “deuda histórica”. Esto nos ayudaría a que como sociedad crezcamos, teniendo una imagen fidedigna sobre los pueblos originarios, que no esté conformada sólo por las ideas que transmiten los medios de comunicación y la historia oficial.

Referencias

[1] Cita de la investigación “Cuando al pueblo lo maltratan a diario”, Ivo Alonso Dragojevic’ Hidalgo, Paula Patricia Huenchumil Jerez, Paulina Rossana Jara Gómez


Periodista, UChile Indígena e Integrante de Centro de Estudios Mapuche Rümtun