“Aquí detrás hay un proyecto ideológico que está tratando… un proyecto educativo con tintes ideológicos que trata de imponer la Nueva Mayoría, que es decir “mire, las universidades van a enseñar lo que yo quiero y yo lo voy a  controlar a través del presupuesto”, sentenció el diputado UDI José Antonio Kast.

Las declaraciones fueron dadas en el marco de la discusión de la reforma de educación superior, esta mañana en una entrevista en CNN Chile:

– Pero lo que busca el proyecto, por lo que dice la ministra Adriana Del Piano, es darle una nueva institucionalidad al sistema educativo porque la actual quedó chica.

– Una cosa es lo que dicen y otra es lo que hacen.

– ¿Qué es lo que hace el gobierno?

– Lo que hace el gobierno es mostrarse como lo hizo la presidenta en campaña diciendo “mire, aquí va a haber universidad gratis y de calidad para todos”, pero no trabajan en eso. Lo que ellos quieren es controlar las universidades.

– ¿Usted cree que ese es el objetivo final, controlar las universidades, el sistema educativo?

– Absolutamente.

Las declaraciones de Kast se dan después de que ayer el Ministerio de Educación (Mineduc) y el comité ejecutivo del Consejo de Rectores se reunieran para discutir los principales puntos del proyecto. Durante la misma jornada Adriana Delpiano, ministra de educación, se juntó con a la Confech, que aún no decide si sumarse o no a la mesa de trabajo relacionada con el tema.

“Hay un tema que ha estado presente en la discusión de educación de manera permanente desde que asumió el gobierno de Michelle Bachelet que es la improvisación. Hizo una serie de promesas que no se han dado”, dijo Kast y dio como ejemplo los dichos de Delpiano sobre que esta semana iba a ingresar el proyecto de ley, cosa que no ha ocurrido por el nuevo plazo anunciado por el gobierno.

La crítica a la presidenta se agudizó al hablar de la marginación del ministro del interior, Jorge Burgos, de la reciente visita de Bachelet a La Araucanía. “La presidenta una vez más actúa en forma emocional, visceral, y no racional. Ella tiene que gobernar para el país, no de acuerdo a sus emociones. Si ella está enojada con el ministro, eso no puede afectar la institucionalidad”, concluyó.