Esta mañana, la ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, habló con ADN Radio sobre la carta que publicó junto a otros ex dirigentes de la DC, titulada “Progresismo sin progreso: ¿El legado de la Nueva Mayoría para Chile?” y difundida ayer por El Mercurio.

Aylwin partió explicando que la carta la tenían escrita hace bastante y con más gente que la que firmó. “Nos reunimos varias veces distintas personas. Analizamos los temas de salud, educación, laboral, el tema económico con varios de los que firman y otros que no firmaron”, dijo y luego agregó: “No creímos que tendría esa relevancia, porque todos estamos ‘privatizados’, ninguna de las personas que firma está en alguna función política, salvo yo que estoy en el consejo regional”.

Consultada por si, luego de esta crítica, la DC debería abandonar la Nueva Mayoría, Aylwin evitó ser tajante. “La DC debe hacerse cargo de estos problemas. Fundamentalmente vemos, y por eso le pusimos progresismo sin progreso, que estamos corriendo el riesgo de detener 25 años de desarrollo. Puede darse la paradoja de que el gobierno que ha pretendido ser el más progresista de 25 años de democracia termine siendo el que lleve al país a un estancamiento. Hoy tenemos un desarrollo muy disminuido, estancamiento en el área de salud, obras públicas, muchas veces por motivos ideológicos”.

Luego de esto, procedió a dar un ejemplo, que sigue la línea de defensa a las concesiones: “Si el gobierno se comprometió con 60 hospitales y no construyó ni 20, -por el motivo ideológico de que no acepta concesiones-, hay un rol equivocado que se le está dando al Estado. Es decir, todo con recursos públicos, a los recursos privados se les ve con desconfianza. Se habla de la alianza público privada pero no se hace.
El Estado podría mejorar las regulaciones pero seguir con las concesiones, de otro modo vamos a seguir estancados en salud y no vamos a construir lo que se comprometió”.

Prosiguiendo con la crítica, la ex ministra enfatizó en que la escasa aprobación del gobierno se debe a un mal manejo de distintos eventos:  “Situaciones como la que le ocurrió al ministro Burgos no pueden volver a ocurrir, situaciones como tener que hacer una reforma tributaria de nuevo porque estuvo mal hecha, no puede volver a ocurrir. La forma en que se aprobó la gratuidad no puede volver a ocurrir”, expresó.

Luego se dirigió a la figura presidencial: “A mí modo de ver hay una personalización del poder, los ministros tienen poca autonomía y son descalificados, como lo fue ya en manera agresiva el ministro Burgos o la ministra de Educación y, por último, hay un rol pobrísimo de los partidos políticos”, dijo y cerrando la entrevista fue más enfática:  “Desde que se instauró la democracia nunca hemos tenido una presidencia de la República tan personalizada”.

Respecto a las declaraciones de Ximena Rincón, que respecto a la carta dijo “e gustaría leer a los mismos camaradas q firmaron la carta de hoy empujando para un país más justo”, Mariana Aylwin respondió: “Yo empujo por un país más justo, pero un país donde las reformas no se hacen bien no es más justo.

Finalmente, consultada por su postura frente a la gratuidad universal, Aylwin señaló que “en el tema de la gratuidad universal no estamos de acuerdo. Yo he dado este ejemplo muchas veces, hay un 7% de niños que van a colegios particulares pagados e ingresa, entero, a la educación superior, donde ya no son el 7%, sino más del 20%. Y a esos jóvenes le pagaremos la educación todos los chilenos mientras que al 20% de jóvenes que no ingresa ni a trabajar ni a estudiar los tenemos completamente botados. Y sin embargo queremos dar gratuidad universal por un motivo meramente ideológico. Me parece una medida injusta”.