En medio de movilizaciones a favor y en contra del chavismo y del gobierno de Nicolás Maduro, hoy asumió la nueva Asamblea Nacional de Venezuela, vigente hasta el año 2021. Por primera vez desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, la oposición venezolana tendrá la mayoría del Parlamento. Un gesto simbólico que marcará la jornada fue que sacaron los cuadros de Hugo Chávez y Simón Bolívar que estaban en la testera del hemiciclo.

 

asamblea nacional

La coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) obtuvo 112 diputados en la última elección del 6 de diciembre. El nuevo presidente de la Asamblea es Henry Ramos Allup, de Acción Democrática (AD). Este es uno de los partidos históricos de Venezuela y que entró en crisis en los 90 después del Caracazo y la presidencia de Andrés Pérez. La crisis de los partidos tradicionales en Venezuela dio paso a la llegada de Hugo Chávez y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Sin embargo, solo 163 de los 167  diputados asumirán. La semana pasada el Tribunal Supremo de Justicia suspendió la proclamación de 4 legisladores, 3 del MUD y 1 del chavismo.

Si finalmente no asumen los tres diputados opositores, la oposición no alcanzaría la mayoría calificada de la Asamblea, clave para sus intereses de hacer peso al gobierno de Maduro. Dentro de las facultades del Parlamento está la liberación de los presos políticos del país, entre los que se encuentran los opositores Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma. El MUD ya se encuentra preparando una Ley de Amnistía para esto.

Previo a la asunción, Ramos Allup anunció que “no vamos a perder nuestro tiempo en la Asamblea Nacional, vamos a legislar. No vamos a llegar y quedarnos mudos”.

Por su parte, el presidente saliente Diosdado Cabello dijo sobre la oposición que “ellos no respetan la Constitución, no respectan reglas”. Y remarcó que la Asamblea Nacional “puede aprobar las leyes que quiera” así como “el presidente de la República puede vetarlas, puede acudir al Tribunal Supremo”.

Por otro lado, se refirió a la ley de amnistía para presos políticos que quiere promover la oposición en el Parlamento. “Lo que nunca ha ocurrido es que los asesinos se personen a sí mismos. Los asesinos preparan una ley para perdonarse a ellos mismos. Eso no ha existido en ninguna parte del mundo”, dijo.

La mayoría calificada también les permite la censura de ministros, del vicepresidente, destituir al Contralor, elaborar leyes orgánicas, reformar la Constitución, convocar a una Asamblea Constituyente y hacer un llamado a un referéndum destituyente contra el Presidente.

Este último punto es clave y materia de debate dentro de la oposición venezolana, con sectores que presionan para que a mediados de año la ciudadanía decida si Nicolás Maduro debe seguir siendo presidente de Venezuela o no.

En paralelo a la asunción, los movimientos bolivarianos se manifestaron a las afueras del palacio de Miraflores en apoyo al proceso bolivariano.